Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

ImasInformación
Lunes, 22 de junio de 2015
EL COLOR DE LA MAÑANA

Soy minero

Guardar en Mis Noticias.

El día 12 de Enero escribí en estas páginas un cuento
        titulado “El lobo democrático” en relación a los eslóganes
        de Podemos: “ No nos representan” “Necesitamos una
        democracia real”..... y otros por por el estilo.
            El 1 de Junio, en relación al “pacto de progreso de
        izquierdas” entre Podemos, el Partido Socialista y el grupo
        que sea para expulsar al Partido Popular, volví a repetir el
        mismo cuento.
            Hoy 21 de Junio no tengo más remedio que repetir el
        mismo cuento ante las actuaciones y declaraciones de los
        “nuevos alcaldes y concejales”.  Carlos Herrera en  ABC
         publica un artículo( La gymcana de los idiotas), que sobre
         estos actos y frases, entre otras cosas dice: “ Nunca tanta
        demagogia de farfolla se dio de manera tan profusa: los ha
        habido que han rechazado la vara de alcalde, otros han
        teatralizado su llegada en bicicleta o su utilización del metro
        o el autobús. Algunos han insultado  al  jefe militar que por
         protocolo asistía  al acto de la toma de posesión, así como
         otros increpaban violentamente a otros concejales que los
          consideraban inadecuados para este “ nuevo tiempo de
        revolución y cambio”. Otros se han precipitado a proponer
        estupideces propias de este tiempo de cretinos. Y los ha
        habido que han escenificado como un  ballet de meticulosa
        sincronización toda una suerte de proclamas vengativas
        propias de tiempos en los que no habían nacido ni sus
        padres.”
    
    Aplica el cuento:       EL LOBO DEMOCRÁTICO III

            Un lobo feroz, recorriendo hambriento los campos, llegó
    a un prado cercado por una altísima valla de red metálica. Dentro del
    recinto pacía tranquilo y feliz un rebaño de ovejas. El lobo recorrió
    todo el cercado para descubrir si había algún resquicio o agujero que,
    por casualidad, le permitiera la entrada en el cercado para devorar a
    las ovejas. Al no encontrar nada cavó con las patas para hacer un
    hoyo en la tierra y pasar por debajo de la red, pero todo su esfuerzo
    fue en vano porque los cimientos eran profundos y consistentes.
    Probó, finalmente, dar un gran salto para superar la red, pero no
    consiguió ni llegar a mitad de ella. Entonces se presentó en la puerta
    del recinto y gritó:
        “¡Paz!,¡paz!. ¡Todos somos criaturas de Dios y debemos vivir
    según sus leyes de igualdad y caridad!...¿Me podéis abrir la puerta
    para beber agua en vuestro abrevadero?”.
        Las ovejas se acercaron. Entonces el lobo dijo con una voz
    sugerente: “¡Viva la igualdad!.¡Acabe de una vez el leguaje de la
    violencia!.¡Hagamos una tregua y convivamos en paz y amor!”.
        ¡Bien!, contestaron las ovejas. ¡Hagamos una tregua!. Y se
    volvieron a comer tranquilamente al prado.
        El lobo se apostó delante de la puerta del recinto, muy bueno,
    y allí se quedó entreteniéndose en cantar. De vez en cuando iba hacia
    la red y comía del pasto que había al pie de ella.
        ¡Hu!.¡Mira qué cosa!, dijeron asombradas las ovejas, ¡Come
    pasto como nosotras. Nunca nos habían dicho que los lobos comen
    pasto!.
        ¡Yo no soy un lobo!,contestó. Yo soy una oveja como ustedes.
    Una oveja de otra raza. Luego explico que las ovejas de todas las
    razas debían unirse y hacer causa común. ¿ Por què no fundamos
    el Frente Ovejuno Democrático y le denominamos Movimiento
    Ovino Renovador y Estandarizador de las Normas Animales, o con
    sus iniciales (MORENA). Yo acepto con gusto y, aunque la idea es
    mía, no pretendo ningún puesto de mando. Es hora de unirse contra
    el enemigo que nos esquila y después nos manda al matadero.
        ¡Qué bien habla!, observaron algunas ovejas, ¡Hay que hacer
    causa común!. Y se adhirieron al Frente Ovino, y un buen día
    abrieron la puerta al lobo, que entró en el cercado y se hizo jefe del
    pequeño rebaño y empezó, en nombre de la idea, la depuración de
    todas las ovejas antidemocráticas. Las que cayeron primero bajo sus
    colmillos fueron, naturalmente, las que le habían abierto la puerta.
    Al fin la obra depuradora concluyó y, cuando no quedó ni una oveja,
    el lobo exclamó triunfalmente:
        ¡Mirad por fin a todo el pueblo unido y acorde!. ¡Vamos a
    democratizar otro rebaño!.


        La II República en España comenzó con el pacto de toda
    la izquierda entre comunistas, anarquistas y socialistas. Todos
    sabemos como terminó, en la Guerra Civil de 1936. Ojala estos
    “pactos de progreso” de la izquierda no terminen por intentar
    “democratizar” como el lobo del cuento a los que no sean como
    ellos.


    
        
        
        
            
        

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Imás Información. • Política de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress