Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

ImasInformación
Lunes, 6 de julio de 2015
EL COLOR DE LA MAÑANA

El liberado sindical y su hijo

Guardar en Mis Noticias.

Reproduzco a continuación un mensaje que me ha enviado un amigo mío, y que refleja la pura (y dura) realidad que está viviendo España en estos momentos. Desde luego, tenemos lo que nos merecemos…

 

Christian vuelve a casa del colegio, donde estudia 5º de Primaria. Son las cinco y media de la tarde y sus padres, funcionarios de carrera ambos, están viendo 'Sálvame'.

 

Viven en un moderno piso de 120 metros cuadrados en la avenida de las Cortes Valencianas. Y además, tienen dos coches en el garaje, dos buenos planes de pensiones y un adosado en Denia.

 

Después de merendar mientras ve el programita de marras con sus progenitores y tras hacer los deberes, entra en la habitación que hace las veces de estudio, donde está su padre frente al ordenador, buceando en Internet en busca de destino turístico para un próximo puente:

 

- Papá, tú, exactamente, ¿qué eres?

 

- ¿Eso a qué viene, hijo? Ya lo sabes, funcionario.

 

- Sí, ya, pero ¿a qué te dedicas?

 

-¿Por qué lo quieres saber?

 

- Es para un trabajo de clase, de Sociales, sobre nuestros padres.

 

- Bueno, pues yo soy liberado sindical, trabajo para un sindicato de clase y me dedico a defender a los trabajadores.

 

- ¿A defenderlos de quién?

 

- Pues... a ver, cómo te lo explico. Las amenazas para el trabajador vienen a ser hoy las mismas de hace un siglo. Los poderosos, los ricos, los caciques, los curas... Eso es lo que en España representa la derecha, el PP, Rajoy, Aznar, Camps, Rouco Varela...

 

- ¿Los curas? ¿Como los del colegio al que voy yo?

 

- Sí… digo… no… no es lo mismo, ya lo comprenderás de mayor.

 

- Y entonces tú defiendes a los trabajadores de todos esos señores, ¿no? Pero ¿en qué consiste tu trabajo? ¿Qué haces?

 

- Pues muchas cosas. Hablar con los compañeros, informarles de sus derechos, asesorarles... Ahora estamos preparando el 1 de Mayo, que es un día de reivindicación en todo el mundo. Con lo de Garzón, este año tenemos más motivos para salir a la calle, que es nuestra, no lo olvides.

 

- ¿Garzón? ¿Ese es otro de los que va contra los trabajadores?

 

- Qué va, qué va. Garzón es un luchador, como nosotros, como tu padre, un defensor de las libertades, un demócrata, y los franquistas quieren acabar con él.

 

- Entonces, los franquistas sí que son los que están en contra de los trabajadores.

 

- ¡Exacto! Lo que ocurre es que... vamos a ver, en realidad Franco murió, pero de alguna forma es como si su espíritu aún estuviera vivo, como un fantasma de los cuentos que lees.

 

- Papá, yo en los cuentos que leo no hay fantasmas; hay skins, ocupas y policías corruptos. Que no te enteras. Pero una cosa que no entiendo. ¿Franco ha muerto pero sigue gobernando? ¿Es que no gobierna Zapatero, que tú dices que es un tío fantástico y que tenemos mucha suerte de tenerle en España?

 

- Ahí estamos, hijo mío. Zapatero lo intenta pero tú no sabes cómo dejó la derecha este país, tú no sabes lo que nos está costando acabar con las desigualdades y con las injusticias. Ahora mismo, los millones de parados… ¿de quién es culpa?, de la derecha y su modelo económico, todo basado en construir casas y más casas.

 

- Pero, papi, ¿construir casas no es lo que queríais hacer los del sindicato, con aquella cooperativa que nos contaste? ¿Y no es lo que hace el abuelo y el tío José Miguel en el pueblo?

 

- Bueno, Christian, no es exactamente lo mismo... De todas formas, estoy ahora muy ocupado... Por cierto, voy a preguntarle a tu madre si está planchada mi camisa de cuadros y los vaqueros para el acto sindical de esta noche de apoyo a Garzón. ¡María!, ¿tengo preparado mi uniforme reivindicativo?

 

- Pues no, ya sabes que Jessy (la ecuatoriana) sigue enferma, así que la cesta de la ropa está hasta arriba. Si quieres planchar tú...

 

- Sí, hombre, para eso estamos. Oye, y digo yo, ¿no le estarás pagando a Jessy por los días que no viene? Mira que al principio vino con muchas ganas pero cada vez la veo más protestona. ¡A ver si se va a acabar yendo a un sindicato...!

 

- ¡Papi, papi!, si se va a un sindicato puedes defenderla tú…  -interviene Christian.

 

- Mira niño, si no quieres que te meta dos hostias vete de una vez a acabar los deberes, que pareces tonto.

 

 

Rafael Castellanos Solana

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Imás Información. • Política de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress