Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
OPINIÓN
Martes, 12 de enero de 2016
OPINIÓN

Burocratización y precariedad: palos en las ruedas de la I+D+i. Por una apuesta decidida por la investigación

Guardar en Mis Noticias.

Mario Piattini es el investigador de la UCLM que ocupa la primera posición según el ranking webometrics. Además, apareció como uno de los quince mejores investigadores del mundo en los ámbitos de Ingeniería de Sistemas y Software en el estudio independiente “Top scholars in the field of systems and software engineering (2004-2008)”

 
Durante estos últimos años hemos asistido en nuestra región a un declive paulatino tanto de la investigación básica como de la transferencia con empresas, debido, principalmente, al  importante recorte en los fondos destinados a la I+D + i no solo por el Ministerio sino también por el anterior gobierno de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.
Esta erosión continua ha llevado a un impenitente desgaste de la labor que hemos ido realizando en los últimos veinte años en la formación de equipos científicos −cuya consolidación requiere sin duda de un tiempo suficiente−, y ha hecho que hayamos perdido
una generación completa de investigadores que se han marchado fuera de la región –en su
mayor parte al extranjero− o bien que han abandonado la idea de poder seguir desarrollando
su vocación científica en el seno de nuestra universidad. Lamentablemente nunca sabremos lo
que esta “generación perdida” podría haber aportado al tejido científico, productivo y
empresarial de la región.
 
A pesar de estas adversidades −cuyas consecuencias estamos ya sufriendo−, la gran mayoría de investigadores hemos intentado mantener viva la llama de la I + D + i en la medida de nuestras posibilidades, llevando al límite a nuestros propios equipos humanos, con un sobreesfuerzo personal muy importante acreditado en el éxito en convocatorias competitivas y a menudo desconocido y poco valorado por nuestra propia administración universitaria. Sin embargo, y a pesar de acudir con solvencia a dichas convocatorias, nuestros ánimos han encontrado otros caballos de batalla no menos pertinaces y dañinos por cuanto, como las termitas, pudren el tiempo que deseamos destinar íntegro y completo a nuestra tarea más preciada, la investigación: me refiero al hostigamiento lento pero continuo en forma de una burocracia alienante cuya gestión desanima la mayor voluntad de los mejores investigadores y que, si no hacemos algo para remediarlo, un día terminará dando la puntilla a todo el sistema de I+D+i.
 
Algo similar nos sucede en el ámbito de la docencia, en la que aparentemente cuenta más
cumplir “formalmente” con las “evidencias” de ciertas actividades y los aspectos de una
“calidad” mal entendida, que de verdad con sus contenidos, eficacia y eficiencia.
Por lo que respecta a la I+D+i, los diferentes ministerios auditan y “reauditan” proyectos tanto de las universidades como de las empresas, exigiendo volver a justificar gastos −muchas veces ridículos− por enésima vez, sin ningún otro fin que pagar a las empresas subcontratadas que van a comisión sobre los “retornos”. Tampoco nuestra universidad en los últimos años ha
facilitado la gestión de proyectos, y los procesos dispuestos a tal fin han complicado y
burocratizado cada vez más las justificaciones de las ayudas, sobrecargando de esfuerzo,
muchas veces inútil, tanto a los investigadores como al personal de administración y servicios
que deben soportar −sin entender la mayor parte de las veces las razones− complicadísimos
procesos kafkianos. Esta rigidez produce en ocasiones enfrentamientos entre los dos
colectivos, cuando ni uno ni otro son los culpables de definir los procesos, ni responsables de
los recortes de personal que han sufrido ambos, hechos que agravan aún más la situación por
la precariedad de medios y que imponen, por la difícil e insostenible situación, una
simplificación radical de la gestión administrativa.
 
Tal y como les comento a mis alumnos de la Escuela Superior de Informática de Ciudad Real,
frecuentemente los informáticos somos los “niños de los azotes”, ya que con demasiada
ligereza se culpa al software de cualquier problema en los servicios que prestan las
organizaciones. Esta justificación perezosa y peregrina la más de las veces evita abordar los
problemas estructurales que, en el caso de la UCLM, afectan al trabajo tanto de nuestros
​profesionales en el ámbito del personal de administración y servicios como de nuestros
investigadores, al recaer sobre ambas partes el peso de unos procesos poco eficientes y cada
vez más arbitrariamente complejos y burocratizados.
 
Ojalá la recientemente creada Agencia Nacional de Investigación contribuya a mejorar algunos
de los aspectos arriba citados. Sin embargo, es fundamental que en la propia UCLM no sigamos complicando cada vez más todos los trámites relativos a la gestión y redefinamos entre todos los interesados los procesos de modo que, manteniendo y respetando todas las garantías y requisitos jurídicos y normativos, la burocracia no consuma, como sucede con la plagas de carcoma, el tiempo que debe ser destinado esencialmente a la investigación, concebida como necesaria construcción de conocimiento y transferencia indispensable hacia el tejido productivo de una región cuyo futuro próspero irá, sin duda, de la mano de la I+D+i.
 
Mario Piattini es Catedrático de Lenguajes y Sistemas Informáticos de la UCLM.

 




 
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Imás Información. • Política de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress