Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
ImásInformación
Lunes, 11 de abril de 2016
LEIDO EN LOS DIGITALES

Stuart Holland, el profesor que tiene un plan para salvar a Europa de la destrucción

Guardar en Mis Noticias.

Stuart Holland, el profesor que tiene un plan para salvar a Europa de la destruccionSi echas una mañana con Stuart Holland (76 años) en un hotel del madrileño barrio de Chamberí revientas de un plumazo la teoría de los seis grados de separación con toda la población europea. Irónico, apasionado, afilado e inmodesto, este exdiputado laborista y profesor universitario ha trabajado con políticos de media Europa como Harold Wilson, Charles de Gaulle, Jacques Delors, Willy Brandt, Andreas Papandreu, António Guterres o Jean-Claude Juncker, y conoce la Unión Europea (UE) no como un experto bien leído en la materia, sino como artífice de su construcción. Holland no puede con la hegemonía alemana que ha impuesto la austeridad desde el inicio de la crisis. "Lo que tenemos ahora [la austeridad] es una injusticia absoluta y podría destrozar la UE por completo", dice parafraseando la idea de Adam Smith de que una sociedad puede sobrevivir un tiempo con cierto nivel de injusticia, pero la injusticia absoluta la destruirá por completo. Este economista asegura sin embargo que aún se puede salvar el barco y él sabe cómo hacerlo: con bonos emitidos por el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y el Fondo Europeo de Inversiones (FEI), que no requieren crear nuevas instituciones y no cuentan en la deuda nacional.

 

"El filósofo Hans Vaihinger, que influenció a [Sigmun] Freud y [Carl] Jung, dice que se construyen 'ficciones prácticas' que pueden durar generaciones", cuenta Holland, que tira de historia, teoría política, economía, filosofía y hasta de psicología, lingüística y neurociencia para explicar por qué nos hemos creído que la austeridad era innegociable. Ha calado el supuesto efecto desplazamiento (crowding out) que la inversión pública causa en el sector privado, como postuló Milton Friedman, y que Holland considera "una sandez". "El gasto público sostiene al sector privado", afirma, y repasa por ejemplo cómo los hospitales públicos en realidad están construido por empresas privadas, igual que todo su equipamiento o los medicamentos que se utilizan. Inversión pública que genera ingresos privados que a su vez genera empleo y beneficios públicos a través de impuestos, como explicaba Keynes.

 

También recurre a los estudios sobre psicología infantil de Melanie Klein sobre la "identificación proyectiva" y al libro de Friedrich Nietzsche The Genealogy of Morality para explicar que en "esta Europa en crisis Alemania por primera vez ha sido capaz de desplazar -es muy difícil negarlo- los horrores del holocausto". "Lo ha ido moviendo de la agenda y ha logrado hacer esta identificación proyectiva de que es virtuosa y la culpa de la crisis es del resto. Esto está relacionado con la palabra Schuld, que en alemán y neerlandés significa deuda y culpa". Como contaba Nietzsche en su libro, en la Edad Media, si un deudor no podía pagar a su acreedor, este le castigaba brutalmente por esa deuda-culpa. "Eso, de alguna forma, puede ser una descripción periodística actual de lo que Wolfgang Schäuble y Jeroen Dijsselbloem le hicieron a Syriza. No les interesaban las negociaciones. Dijsselbloem, que se supone que es un socialdemócrata, se negó a hablar de la modesta propuesta".

 

"Esta hegemonía política y económica es un verdadero desastre. Es como la primera frase del libro [Contra la hegemonía de la austeridad, que acaba de publicar con Arpa Editores]: 'Europa fue la cuna de la democracia, pero va camino de convertirse en su tumba".

 

LA "MODESTA PROPUESTA"

Una modesta propuesta para resolver la crisis de la zona euro es un plan que firmó junto al exministro griego de Finanzas Yanis Varoufakis -y la colaboración de James K. Galbraith-, aunque como él mismo confiesa, ni "Yanis" ni él son modestos.

 

Dentro del paquete de cuatro medidas que plantean, está su propuesta de impulsar la recuperación mediante eurobonos del BEI, a modo de remake europeo del New Deal de Franklin D. Roosevelt. Por su experiencia de asesor se ha dado cuenta de que muchos ministros de finanzas no saben que tienen esa posibilidad para pedir crédito y financiar áreas como la educación, sanidad, medio ambiente, regeneración urbana (lo cual puede significar cualquier cosa, teniendo en cuenta que vivimos en una sociedad urbana) y la tecnología sin que se les acumule en la deuda nacional.

 

Cuando él se enteró de este detalle -porque se lo contó el propio director del BEI-, fue "como haber encontrado oro, pero sin tener que usarlo para respaldar una moneda o la recuperación europea. Pero no lo publicitaban. Los bancos centrales lo saben, pero si llega un gobierno radical o progresista, no le cuentan al ministro: "Oye, ¿sabes que si pides al BEI no te cuenta en la deuda nacional?

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Imás Información. • Política de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress