Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Biblomancia
Lunes, 4 de julio de 2016
BIBLOMANCIA

Andalucía, 25 de junio

Guardar en Mis Noticias.

Andalucía, 25 de junio

 

Una ola de calor asola la comunidad autónoma andaluza, una ola de calor de la que nadie puede salvarse, ni tan siquiera los niños. Ellos se encuentran en el periodo de las ansiadas vacaciones y, aunque las noches las viven aliviados, el resto del día es un auténtico suplicio. Salir a la calle se convierte en salir al mismo infierno en esta época del año, el calor es agobiante y asfixiante y con él, es imposible concentrarse en hacer algo… ¡imaginémonos en estudiar y finalizar un curso!

La nueva propuesta que planea sobre el sistema educativo español puedo calificarla como “locura”. Se pretende mantener los días lectivos de en los institutos, pero con la salvedad de intercalar una semana de vacaciones cada dos meses de curso. Con ello se alarga el fin del curso hasta finales del mes de junio; pero, ¡santo dios! ¿Alguien ha pensado en esos pobres niños? Si ya es un trabajo forzoso a partir de mediados del mes de mayo, en el que empieza a notarse el calorcito y el buen tiempo, no hay que ser muy listo para deducir cómo se debe dar una clase a las doce de la mañana en la comunidad andaluza con unos niños que ansían irse del centro para empezar a disfrutar  de ese buen tiempo que comienza a palparse.  Y si nos ponemos puntillosos, no voy a referirme únicamente a Andalucía, sino también buena parte de la Mancha, Extremadura… en fin, todo lo que es del centro peninsular hacia el sur.  Y todo esto surge como consecuencia de algunas opiniones que manifiestan que las actuales vacaciones de verano son excesivamente largas. Bien, reduzcamos entonces las vacaciones de los adolescentes a una semana, sin embargo, habría que preguntarse: ¿serían realmente vacaciones o estarán cargados de trabajos y deberes durante esa semana “de descanso”?

Esta propuesta surge como deseo de acercarse al calendario escolar de otros países europeos y resulta hasta cierto punto comprensible en otras comunidades en las que impera el fresquito y las temperaturas son bajas, pero resulta incoherente e incompresible que sea funcional en la mitad sur de España, por lo que tengamos un poquito en cuenta las condiciones del entorno donde se lleva a cabo la educación, las valoraciones de los adolescentes y las opiniones de los docentes. 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Imás Información. • Política de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress