Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

CUADERNO DE BITÁCORA
Lunes, 31 de octubre de 2016
CUADERNO DE BITACORA

El Ibex35 encarga formar gobierno a Mariano Rajoy

Guardar en Mis Noticias.

El Ibex35 encarga formar gobierno a Mariano Rajoy

 

Si hay una frase de corte populista que sirva para explicar lo que ha sucedido la pasada semana en la política española, esa es: “Los que gobiernan España no militan en ningún partido”. Y no por recurrente es menos cierta. Tanto si lo admitimos, como si no, las grandes empresas españolas, sobretodo las 35 que cotizan en bolsa, son las responsables de que nos vaya mal o peor a los españoles, moviendo peones a su antojo, cuando no les salen las cuentas, para facilitar un cambio político acorde a sus intereses.

 

Desde que la lógica cerrazón de Pedro Sánchez, con su no es no, puso en alerta al capital, han empezado una serie de maniobras con el objetivo de asegurar que las cosas no se salgan de su sitio y blindar la economía. No hay más que fijarse en que el índice del Ibex35 ha superado los 9000 puntos, justo en el momento de conformarse la gestora que “dirige” el aparato político del PPSOE, mucho antes incluso de que Sánchez entregara su acta de diputado, y mucho antes, de que la cámara baja votase a favor de Mariano Rajoy, lo que nos da una idea clara de por donde van los tiros, y despeja muchas dudas acerca de quien ha estado detrás del golpe de estado, que ha acabado con el Partido Socialista “auténtico”.

 

El cambio de actitud en el PSOE, para convertirse, de nuevo, en PPSOE, y pasar del no es no, al no pero si, tiene mucho que ver con el Ibex35. Yo diría que lo tiene todo. Por eso la bolsa fluctuaba en estas últimas semanas a golpe de noticia que salía de Ferraz. Y en el mismo momento que las puertas giratorias se detuvieron y Felipe González dio la voz de alarma, se pararon todos los mecanismos y se buscó la forma de “asesinar” políticamente hablando, al díscolo de Sánchez, que no quería pasar por el aro. Desde ese día en que se conformó una gestora para dirigir el PPSOE, auspiciada por Susana Díaz, a la sazón la “títere de la vieja guardia socialista andaluza”, y se puso a Pedro Sánchez de patitas en la calle, el Ibex comenzó a subir, y las cosas se volvieron a poner en su sitio, en la seguridad de que ni los populistas de izquierda, ni los díscolos diputados del Partido Socialista, auténtico, que se mantenían en sus trece, tendrían la fuerza suficiente como para impedir que la maquinaria del capital siguiera funcionando. 

 

No es que me moleste en exceso que las cosas hayan sucedido así. Entre otros motivos, porque creo que la economía es el pilar fundamental en el que se sostienen las estructuras de un Estado, sea el que sea. Quítenles ustedes el dinero a los populistas y verán en que se quedan. Y otro tanto ocurre con los diputados que tienen la política como única profesión, y que no han cotizado ni un solo día de su vida a la Seguridad Social. Políticos asalariados de las grandes empresas, que militarían en el partido que más les conviniese, si es que ello fuera posible y, haberlos ahílos. Claro ejemplo hemos tenido en los acólitos de Pedro Sánchez y otros advenedizos caraduras, que se han cambiado de chaqueta a las primeras de cambio.

 

Dure lo que dure esta legislatura, de lo que les digan no se crean nada. Porque nadie va a poner a los bancos en la tesitura de afrontar una dación en pago sobre la vivienda, nadie va a exigir que se cumplan las sentencias de Bruselas para recuperar las cantidades pagadas de más por las cláusulas suelo, ni nadie va a mover un dedo por tantas y tantas cosas que preocupan a los ciudadanos, entre otros motivos, porque todas esas medidas suponen un montante económico que las empresas del Ibex35 no están dispuestas a afrontar, sobretodo los bancos.

 

Mariano Rajoy ha jugado sus cartas como le correspondía. No se le puede echar en cara absolutamente nada, porque ha obrado según su conciencia y las directrices que le han ido marcando. El problema es de todos los demás, de todos los que se han subido al carro del capital para tener un puesto asegurado cuando las cosas vengan mal dadas. Por último, y como advertencia a los que se han cambiado de chaqueta en el último momento, una frase muy popular de nuestro sabio refranero “ cuando las barbas de tu vecino veas cortar, echa las tuyas a remojar”.

 

Ismael Álvarez de Toledo

http://www.ismaelalvarezdetoledo.com

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Imás Información. • Política de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress