Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

CUADERNO DE BITÁCORA
Martes, 29 de noviembre de 2016
CUADERNO DE BITACORA

El penúltimo tirano

Guardar en Mis Noticias.

El penúltimo tirano
 

Independientemente de la consideración y respeto que debe tenerse hacia cualquier ser humano que fallece, el hecho indiscutible e irrefutable es que hay muertes más o menos dolorosas que otras. Para los que han sufrido la tiranía y el despotismo de Fidel Castro, la noticia no puede ser más placentera, y creo, que sólo una minoría en todo el mundo ha sentido pesar por la desaparición de un tirano malvado que ha hecho la vida imposible a miles de compatriotas.

 

Fidel Castro no fue un revolucionario. Lo que si revolucionó fue la sosegada vida de quienes no se sometían a la dictadura del miedo que impuso en Cuba. Pero revolución, al modo que la historia nos  enseña, no hubo tal. Más bien el sacrificio sangriento de un pueblo  sometido a ideas trasnochadas de un “señorito”, dentro del ambiente social de los años 50. Un filocomunista que llevó a Cuba a la ruina más absoluta, convirtiendo el paraíso en un campo de concentración, y la forma de hacer política en una mafia.       

 

Los tiranos pasan a la historia en el mismo apartado que los asesinos en serie y los malos malísimos de cualquier época. Da igual que sean de derechas o izquierdas, un tirano es un tirano, y un ser despreciable para la memoria colectiva de la humanidad. Lo son los de antes y los de ahora. Seres repugnantes que dejan su nombre grabado en la historia por hacer el mal a sus semejantes.

 

Otra cosa es el descarado y cínico paripé que los representantes políticos tienen que hacer; los nuestros, enviando a dar el “pésame” al rey emérito, que lo mismo vale para un roto que para un descosido, todo sea por que prevalezca la marca España y no perdamos la confianza que nos tiene el tiranillo que aún queda allí. Por lo de pequeño digo, no por que esté en una escala inferior de tiranía a la de su hermano. Y con ello, pierdan nuestras empresas la oportunidad de seguir haciendo negocios en un país donde las libertades son vulneradas día si día también y los presos políticos se pudren en las cárceles.

 

No voy a cuestionar lo que hacen las empresas españolas en Cuba, entre otras cosas, porque las empresas se dedican a lo suyo, aunque sea contratando mano de obra barata en el tercer mundo. Tampoco voy a cuestionar ningún código ético, porque cada uno ya sabe de que pie cojea el vecino, pero lo que no se puede defender, porque es indefendible, es que se trate la figura de Fidel Castro, a la hora de su muerte, como si hubiera sido Teresa de Calcuta.

 

Cuando en el futuro se estudie la historia del mundo, seguro que queda sitio para incluir unos cuantos tiranos más. Porque se puede estar en desacuerdo con la manera de hacer política de ciertos personajes contemporáneos que gobiernan sus países de forma dictatorial, pero si han sido elegidos democráticamente, poco o nada se puede hacer al respecto. Lo que las urnas dan las urnas te lo quitan.

 

Lo más sangrante, a mi juicio, es que en el siglo XXI todavía haya reyezuelos que condenan a muerte al que no piensa como ellos, y peor aún, es que haya jóvenes de entre 30 y 40 años que los apoyen, que vean en esa forma de gobernar, déspota y tirana, un modelo a seguir dentro de las sociedades civilizadas que vivimos en democracia. Todavía sigue habiendo hijos de papá, que lo han tenido todo, y sueñan con un modelo comunista y sectario, para enriquecerse ellos y llevar a la desidia y pobreza al que piensa de forma diferente. Menos mal que en España, ya sabemos de penurias y tiranos, y tenemos la lección bien aprendida. ¡Hasta nunca comandante!

 

Ismael Álvarez de Toledo

http://www.ismaelalvarezdetoledo.com

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Imás Información. • Política de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress