Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

@jcmjulian
Martes, 14 de febrero de 2017
CAMINANDO

Y ESTABA LOCA

Guardar en Mis Noticias.

Y ESTABA LOCA

 

La locura es un estado de enajenación mental que puede ser transitorio o de por vida. Convivimos con muchas personas en este estado que no son tratadas sanitariamente y que pululan por las calles de nuestros pueblos y ciudades. Esta es una de esas historias….

Me cuenta Juan que la primera vez que la vió fue en un bar de la Plaza de España de la ciudad del vino por excelencia, aunque ella era de un pueblo cercano. Le causó una grata impresión. En esos momentos, Juan, desconocía las dotes de actriz de la susodicha (Eloisa). Fue amable, dicharachera, se mostró ilusionada, cortés y hasta le pidió una foto con él para mostrar a su anciana madre. Buscaba lo que buscaba…

Los primeros días fueron de continuo agasajo y planificación. Pasados los días se obsesionó con su jefe inmediato. Desobedecía sus órdenes, le plantaba cara, le faltaba al respeto… Aquello fue un incendio que Juan apagó con la salida del jefe inmediato. Eloisa había ganado. Lejos de sentirse satisfecha y ante la frustración de no ser ascendida, empezó –craso error- a atacar a Juan, su máximo jefe y el artífice de llegada.

Eloisa decidió convertirse en abanderada de las causas perdidas, y entró en la fase de la desidia: no trabajar, no presentarse, y sí exigir lo que no le correspondía. De nada sirvieron los esfuerzos de Juan de apaciguar, complacer y cumplir escrupulosamente con sus responsabilidades de jefe. Eloisa vagaba y divagaba como gato chamuscado, culminando con lo que nadie debe hacer: morder la mano de quien te da de comer. Se montó una película guiada por el odio visceral que recorre sus venas, guiada por sus frustraciones personales y por esa enajenación sin tratar; y empezó a mancillar la imagen de quienes la alimentaban: llamó allá y acullá sembrando insidias que, obviamente, no consiguieron su objetivo.

Cualquier día te la puedes encontrar en plena calle y ¡ay de ti! si osas atender tan siquiera su conversación; imagínate si te monta la actuación: te llora, te habla de sus niñas, del odio a los hombres, de sus frustraciones… estarás perdido. Seamos generosos: hay que llevarla a un profesional de la medicina  que la ponga en tratamiento porque… ella está loca.

 

 

                                               @jcmjulian

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Imás Información. • Política de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress