Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

DESDE EL CAÑAVERAL
Miércoles, 3 de mayo de 2017
DESDE EL CAÑAVERAL

Dos divorcios en dos años

Guardar en Mis Noticias.

La Ley de presupuestos es, sin lugar a dudas, la más importante que debe superar un partido a lo largo del año legislativo si quiere que sus políticas tengan un verdadero reflejo en la sociedad, ya que en ellos se deben marcar los objetivos predicados en la campaña electoral y por la que los ciudadanos le dieron su confianza en la urnas.

Los presupuestos regionales, defendidos por el diputado socialista Emilio Sáez, ascendían a la cantidad de  8.919,8 millones de euros lo que supone un 5.9%  más que lo presupuestado para el año 2016. En concreto el aumento presupuestario sería de 500 millones de euros más que los del anterior presupuesto. Este aumento presupuestario se justifica fundamentalmente por la necesidad que se ha marcado el ejecutivo en el  cumplimiento de tres objetivos básicos: 1.- Mejorar la calidad de vida de las personas de Castilla la Mancha.2.- Generar más riqueza y empleo y 3.- Mantener unas finanzas públicas saneadas.

En principio, creo que todos asumiríamos estos tres objetivos generales sin discrepar en demasía siempre que realmente se cumplan y no queden en papel mojado  como ocurre en muchas ocasiones. Y digo en principio, porque  Castilla la Mancha es la segunda CCAA  del país más endeudada respecto a su PIB. La deuda pública  fue en el 2016 de 14.055 millones de euros aumentándola en 629 millones respecto al año 2015. Esto supone que cada castellano manchego debe más de 6.873 euros lo que dificulta gravemente la creación de riqueza y  de empleo.

Según nos indica la diputada  Blanca Fernández el 70% del presupuesto regional  que se presentó el 7 de  abril en las Cortes Regionales, se destinará a gastos sociales, y de nuevo digo que me parece bien pero si esto es así queda poco margen para  la inversión y para la construcción de una sociedad creativa y generadora de riqueza así como la posibilidad de ir eliminando el grave peso  de la deuda que aprisiona a nuestra región.

Por desgracia para Castilla la Mancha, los presupuestos no fueron aprobados ya que los votos de Podemos y los del PP tumbaron, después de dieciocho horas de debate, las cuentas regionales del socialista Emiliano García Paje a pesar de haber  apoyado la propuesta de Podemos al  incluir en ellos los 119 millones de euros destinados al Plan de Garantías, uno de los principales escollos de las negociaciones entre los dos partidos coaligados.

El pacto entre Podemos y PSOE se logra el 17 de junio de 2015 con la firma del documento: Acuerdo para el apoyo del Grupo Parlamentario de Podemos –CLM a la investidura de D. Emiliano García Page como presidente de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha que consta de 13 puntos y 39 medidas y otros.  El PSOE dice que ha cumplido, en un año 41 medida y 19 están en proceso de las 72 que presentó Podemos, lo que supone que se lleva el 57% de cumplimiento del acuerdo. No entiendo muy bien de qué acuerdo se está hablando porque el documento firmado solamente presenta, como ya hemos dicho, 39 propuestas.

Este pacto de investidura nos pareció a muchos como el título de la obra del escritor colombiano Gabriel García Márquez, Crónica de una muerte anunciada; podríamos argumentar multitud de información sobre este particular pero solamente indicaré que  Podemos tiene una ideología comunista y casi totalitaria, totalmente opuesta a la ideología socialdemócrata que representa el PSOE. Podemos nace de una sociedad sufridora y en momentos de una  gravísima crisis económica que aunque no ha sido provocada por el bipartidismo, sin embargo ,para ellos los dos grandes partidos  que han gobernado España durante cuarenta años ( PSOE y PP) son los culpables absolutos de todos los problemas que aquejan hoy a los ciudadanos y a la sociedad.

Emiliano García Page  sabía muy bien con quien pactaba y porqué pactaba; es evidente que este pacto es antinatural aunque sean los dos partidos de izquierdas pero el PSOE ha dicho públicamente y en repetidas ocasiones que con “esta gente” no se puede pactar y mucho menos gobernar porque no creen en la democracia y porque el PSOE es un partido de la casta muy salpicado por la corrupción, especialmente en Andalucía. Pero del dicho al hecho, como dice el refrán, hay mucho trecho.

El 26 de septiembre de 2016 José García Molina, líder de Podemos regional dice textualmente: El acuerdo de investidura ha muerto de desaliento y de vergüenza. Ha muerto el  acuerdo de investidura que suscribió el pasado mes de junio de 2015 y que dio la Presidencia Autonómica al socialista Emiliano García Page al considerar que éste ha estado actuando espontánea y unilateralmente durante más de un año, más ocupado en anuncios que en obras y más pendiente de lo que se mueve en Ferraz y en decapitar a Pedro Sánchez que en dar vida a Castilla La Mancha. Con estas duras palabras el ejecutivo castellano-manchego se quedó en minoría gobernando la región con sus propios diputados y aunque el PP regional le tendió la mano siempre y cuando construyeran una realidad política estable y consensuada. Nada de esto ocurrió y el PSOE siguió en su andadura  totalmente sólo  y un tanto abandonado a su suerte.

Después de muchos problemas de  entendimiento y próxima la fecha de elaboración de los presupuestos regionales, el 24 de enero de 2017 ambos partidos (PSOE y Podemos) vuelven a contraer matrimonio  con el único objetivo de poder sacar a sus hijos adelante, huérfanos durante tres meses y veintiocho días. El nuevo acuerdo   tiene un objetivo claro por lo menos para el Presidente regional que consiste en lograr aprobar los presupuestos  de la región. Pero Podemos argumenta que el acuerdo se suscribió solamentepara la tramitación de los presupuestos pero nunca para votar a favor de su aprobación.

Así pues las cosas el día 7 de abril de 2017 y después de una amplio debate Podemos vota en contra de los presupuestos y por lo tanto rompe de nuevo las relaciones o acuerdos con el PSOE, señalando que  su voto ha sido negativo porque el PSOE le ha rechazado 20 de las 25 enmiendas presentadas para su debate y en ellas es donde mejor se refleja el grueso del cambio político. Por su parte José García Molina dice: que la sorpresa ha sido para los que no querían escuchar y que su voto dependía de estas últimas semanas y de si había giro en políticas públicas y otros gestos y no ha sido así. Pero él está dispuesto a negociar otros presupuestos. Aunque la Junta hace prácticas casi mafiosas para decir que los malos somos nosotros. El PSOE tilda a Podemos de cobarde e irresponsable, sorprendente y traición, disparate, actitud antidemocrática. Mejor sería el bipartidismo. No son de fiar nos han dado una puñalada por la espalda etc.

Ante estas gravísimas acusaciones entre los dos partidos pactantes  reiteradamente, nos parece que no será muy fácil poder llegar a un tercer matrimonio entre ellos  aunque como dice el refrán castellano: No hay dos sin tres y por supuesto que pueden de nuevo llegar a un acuerdo para un mes o dos o posiblemente hasta que termine la legislatura. Lo que es verdaderamente triste y desesperante  para los ciudadanos de a pie es que los dos grandes partidos no puedan sentarse a dialogar y si fuera posible pactar unos presupuestos razonables para Castilla La Mancha y así salir de este grave enredo que hoy tiene atado al ejecutivo manchego. El PSOE solamente tiene tres salidas: 1ª volver a pactar con Podemos sabiendo, como ellos dicen, que no son de fiar,2ª llegar a un acuerdo con el PP (no olvidemos que fue el partido que ganó las elecciones autonómicas) y que este partido, al menos se abstenga en la votación para que así Emiliano García Page y su equipo puedan  aprobar las cuentas regionales, o de lo contrario 3ª convocar nuevas elecciones autonómicas.

Creo que el PSOE debe gobernar sin miedo y con el apoyo de un gran partido como es el PP y dejarse de pactos y pactitos de cuatro o cinco meses de duración para que los ciudadanos puedan volver a creer que la socialdemocracia aún tiene vida y posibilidades de gobernar en España de lo contrario le puede pasar  lo mismo que ha ocurrido en Francia en las votaciones presidenciales celebradas el domingo en las que el socialismo francés prácticamente ha desaparecido.

 

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Imás Información. • Política de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress