Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

@jcmjulian
Lunes, 24 de julio de 2017
CAMINANDO

EL SEÑORITO (II)

Guardar en Mis Noticias.

Conocedor de que lo iban a largar de su trabajo, comenzó la búsqueda del ingenuo. Se enfundó en su mejor traje de mercadillo y salió a la caza y captura. En estas historias siempre hay alguna buena persona que accede a recibir, primero, a invitar a comer (hasta en cuatro veces), segundo, y a escuchar sus grandes logros, sus grandes creatividades y sus excelencias en el trabajo, tercero. Cuando llegaba a la cita, el mundo se paraba para él; tenía que seducir, tenía que mostrar la cara buena de su doble personalidad, y tenía que parecer, no solo honesto, sino un “corderito manso”, escondiendo el lobo que lleva dentro, incluida su maldad.

“Y voy a hacer… y voy a convertir… y voy a montar…” La seducción estaba en marcha. Cierto es que desde su anterior trabajo nadie hizo un comentario lo suficientemente elocuente de su gestión; callaron. Se trababa de no entorpecer el despido. Alguien me comentó que, cuando se fue, dijeron: “tanta paz lleves como descanso dejas”.

Pidió al ser contratado todo lo imaginable y más, sin contar ese gran sueldo fijo, sin incentivos (tenía claro que su fuerte no era visitar clientes y conseguir contratos) más gastos de representación, teléfono, comidas, parking y dietas para desplazamientos; a cambio, nos llevaría al estaxis de la cuenta de resultados…  Una vez firmado el contrato indefinido, pidió un año para conocer el negocio. 

Programó una serie de viajes infames a la capital de España en busca de la ayuda de “sus amigotes”; amigotes que en los años de la gran institución se habían beneficiado de sus comidas, viajes y prebendas. En la capital, había que invitar a comer a los susodichos. En el mes de viajes infames, sin resultado práctico como debimos imaginar, nos gastamos seis mil euros… Todo fuera por la estaxis de la cuenta de resultados…

                                                               @jcmjulian

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Imás Información. • Política de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress