Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

CUADERNO DE BITÁCORA
Lunes, 24 de julio de 2017
CUADERNO DE BITACORA

Las chekas de Barcelona

Guardar en Mis Noticias.

Todo sucede a partir de Barcelona. Y no porque allí residan los dirigentes de la Generalidad, y los políticos de ocasión, sino porque en Barcelona es donde conspiran los instructores de la cheka independentista en su desafío al Estado de derecho. Para quien no haya leído acerca de nuestra siniestra guerra civil, y sus prolegómenos, o simplemente no haya sido de su interés, quiero contarles el paralelismo que existe entre aquellas instalaciones, llamadas chekas, que utilizaban los republicanos, al margen de las leyes, para detener, interrogar, torturar, o juzgar sin garantías, a los que no pensaban como ellos, aunque carecieran de identidad política, y la purga que se está realizando entre los miembros del gobierno catalán y sus responsables políticos, a cuenta de la ilegal convocatoria de un referéndum que nadie quiere, excepto los perro flautas anticapitalistas de la CUP y los que quieren eludir la acción de la justicia, por corruptos.

Lo que está ocurriendo en el gobierno catalán, y sus órganos afines, nos lleva a recordar las purgas del otro lado del telón de acero en tiempos de la guerra fría. Es el más puro estilo de purga estalinista que se ha dado en Europa en época reciente, donde se elimina sistemáticamente a todo aquel que lleva la contraria al líder, o no se hace eco de las proclamas que inducen a desobedecer la Constitución y las Leyes de un Estado democrático: Políticos, periodistas, empresarios, nadie se libra de la criba que señalan y condenan los dirigentes de la cheka.

El riesgo que corre Puigdemont, presionado por sus socios y sucios compañeros en la deriva secesionista, es que el resultado de la purga se vuelva contra el, ya que al tratar de bunkerizar el procés pisando cadáveres políticos de sus afines, más que un bloqueo identitario consiga unos enemigos más fuertes en la agonizante legislatura que se avecina. Sea como fuere, el recuerdo de las chekas en España y las purgas estalinistas en la Unión Soviética, no tienen cabida en una parte de la Europa del Siglo XXI.

Todo el mundo sabe que en Cataluña no se va a celebrar absolutamente nada que sea vinculante para el futuro inmediato de los catalanes no independentistas, tampoco para estos últimos. Y aunque a veces nos asalta nuestro carácter latino y el lado más visceral, y queremos la resolución de las cosas inmediatamente, el gobierno de la Nación, con el que no tengo simpatía ni afinidad, está haciendo las cosas como se deben hacer; cumpliendo plazos, sin alteraciones ni exabruptos en sus declaraciones, como corresponde a quien tiene la razón y la fuerza.

Parece mentira que a estas alturas de la película, y suponiéndole al personal una cultura e información más que digna, no se hayan percatado aún, de que los territorios que conforman el Estado Español, no tienen más fronteras que las naturales con nuestros vecinos de Francia y Portugal. Que así ha sido durante siglos, merced al trabajo, voluntad y sangre de los que nos precedieron, y que así debe seguir siendo, para engrandecimiento de la Patria; la de los que llamamos a España, Patria, y la de los que la repudian porque son así de tontos, que le vamos hacer.

Si alguien tiene en su cabeza la idea de que España es divisible y de que cada uno puede llevarse su trocito correspondiente donde le apetezca, está muy equivocado. Los españoles vivimos de “alquiler” en el espacio que, precisamente, unos antepasados se esmeraron en unir para hacernos más fuertes, independientemente de que cada uno de nosotros seamos de un padre y una madre, y algunos ni eso, y que la cuestión de la soberanía nacional reside en el conjunto de los ciudadanos, sean de donde sean, pero observando el detalle de que el usufructo sobre el territorio no nos compete a ninguno de nosotros, sino que es del Estado. Ese mismo Estado del que todos nos beneficiamos, para bien o para mal, pero de acuerdo a normas democráticas, nunca por la imposición, las purgas o las chekas de unos pocos. 

 

Ismael Álvarez de Toledo

http://www.ismaelalvarezdetoledo.com

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Imás Información. • Política de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress