Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

DESDE EL CAÑAVERAL
Jueves, 21 de septiembre de 2017
DESDE EL CAÑAVERAL

Artículo 155 de la Constitución

Guardar en Mis Noticias.

Estamos pasando,  todos los españoles, unos momentos muy difíciles porque un grupo de españoles-catalanes se están revelando contra el estado de derecho que todos voluntariamente nos dimos en el año 1978 cuando por una inmensa mayoría aprobamos la Carta Magna que nos ha proporcionado los mejores años de paz, libertad, solidaridad y bienestar entre todos los que componemos esta gran nación  que es España.

Como ya he señalado en varias ocasiones, este sublevamiento de los poderes públicos catalanes contra el pueblo español, es la cuarta vez que se produce y siempre ha terminado muy mal para todos pero muy especialmente  para los golpistas e insurrectos del orden constitucional que perfectamente está funcionando para la inmensa mayoría de ciudadanos de bien que acatan las leyes y son solidarios con los que menos tienen.

Se está hablando, y hablando mucho de si el gobierno debe o no debe aplicar el artículo 155 de la Constitución que se redactó en el Parador de Gredos y  prácticamente  copió el artículo 37de la Ley Fundamental de Bonn, constitución alemana. Para muchos hace tiempo que la autonomía catalana debería haber sido intervenida y para otros, posiblemente, más prudentes, los pasos que se están dando por el gobierno central son los adecuados.

Dice el artículo 155

Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.

Para la ejecución de las medidas previstas en el apartado anterior, el Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades Autónomas.

Parece claro y evidente que los poderes públicos de la comunidad catalana llevan muchos años sin cumplir las obligaciones que impone la Constitución y otras leyes. Pero en estos momentos su actuación legislativa, pública y social atenta gravemente contra los intereses generales de todos los españoles bien explicitados en el Artículo 1  Punto 2 de la Constitución que dice: La soberanía Nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.

En muchas ocasiones el presidente del Gobierno de España ha requerido al Presidente de la Comunidad catalana para que cese en la aprobación de leyes secesionistas en el Parlamento, para que cese en sus campañas, actos institucionales, preparativos  en pro de la independencia de la región catalana y no sólo ha hecho caso omiso sino que ha arremetido contra el estado, contra el gobierno, contra los jueces y contra el pueblo español y prácticamente no se ha tomado ninguna medida política.

Está claro, yo diría clarísimo como el agua, que el Sr. Puigdemont  y su gobierno ni atienden ni atenderán los requerimientos del gobierno de la Nación y seguirán con sus preparativos para que el uno de octubre las urnas, aunque sean de cartón, estén en los establecimientos de los setecientos alcaldes que ya han dado su conformidad al govern.  El Gobierno de la nación apoyado por el PP que tiene mayoría absoluta en el Senado y por Ciudadanos y PSOE,debe adoptar las medidas necesarias para obligar al gobierno catalán al cumplimiento forzoso de sus obligaciones legales.

Como decía, hasta la fecha, salvo las últimas medidas económicas, todo el gobierno catalán y sus acólitos siguen, por activa y por pasiva, preparando el referéndum con actos institucionales, con propaganda nacional e internacional, con insultos y agravios a los que están en la oposición y  en definitiva preparando visiblemente y con total impunidad el acto de sedición más grave de la democracia española. El artículo 2.- punto primero de la Constitución, dice: La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación Española, patria común e indivisible de todos los españoles….

Es momento de actuar y hacerlo con contundencia constitucional para parar esta sinrazón de unos locos, fanáticos, anticonstitucionales, golpistas porque no se pude esperar al día uno de octubre o mejor dicho al dos del mismo mes para tomar las medidas legales, penales a que hubiere menester porque los actos ya se han realizado, los preparativos del referéndum son públicos y todo debe evitarse antes que suceda lo peor.

El pueblo catán-español está esperando la actuación contundente y proporcional al gravísimo atentado contra el pueblo  y esta actuación pasa inexorablemente por la aplicación de medidas necesarias para obligar al cumplimiento forzoso de la legalidad. La utilización de la fuerza  parece que es un aspecto, en estos momentos, totalmente necesario para poder obligar al gobierno catalán a acatar la legalidad constitucional. Es evidente que en un país democrático el imperio de la ley debe recaer por igual para todos sean ciudadanos o representantes del poder central.

Sabemos que el ordenamiento español es muy garantista pero debemos pensar que cuando se trata de dividir el territorio nacional y por medio de hechos anticonstitucionales se intenta arrebatar al pueblo sus justos y merecidos derechos no cabe la paciencia, la  duda y la serenidad para  poder contemplar  desde el mirador del poder el desastre social que está ocurriendo entre constitucionalistas e independentistas, entre buenos catalanes y malos, entre los luchadores por la libertad del pueblo y los que, como dice Podemos están secuestrando la libertad de los ciudadanos al no dejarlos votar libremente.

¡Qué barbaridad! ¿Cómo un partido nacional como Podemos quiere dividir la nación de sus padres, abuelos, bisabuelos? ¡Sin lugar a dudas han perdido la razón y se han metido en el huracán que azota el atlántico produciendo catástrofes sin límites!  Acometer medidas contra el golpe de estado debe ser una prioridad ahora y todos los españoles de bien, sean de un partido o sean de otro, deben tener presente que ninguna región de España puede decidir libremente su destino sin el acuerdo de las otras porque la soberanía nacional reside en todo el pueblo español y no en una parte como ocurre en estos momentos.

Sr. Rajoy ya sé que le ha tocado lo peor pero en los momentos difíciles es donde se consagran para siempre los buenos gobernantes. De ninguna manera debe permitir que Puigdemont y sus secuaces se salgan con sus propósitos. La mayoría de los españoles les queremos ver ante la justicia ya.

 

Principio del formulario

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Imás Información. • Política de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress