Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

CUADERNO DE BITÁCORA
Viernes, 22 de septiembre de 2017
CUADERNO DE BITACORA

De sediciosos y corruptos

Guardar en Mis Noticias.

Es alarmante como los políticos juegan con la voluntad de la gente. Es, además, una irresponsabilidad que pone en peligro la integridad física de las personas, cuando no les cuesta la vida. Lo hemos sufrido hace pocos años en vascongadas, y lo volvemos a vivir en Cataluña.

Detrás de todos estos movimientos de masas, de declaraciones soberanistas y demás zarandajas, sólo se esconde una realidad: la corrupción. Si alguien se pone a analizar por qué después de 400 años de dimes y diretes, de tiras y aflojas con las pretensiones independentistas de Cataluña, suceden estos acontecimientos, precisamente ahora, precisamente cuando están hasta el cuello de corrupción tanto el Partido Popular como la Generalidad de Cataluña, se dará cuenta de que lo que se traen entre manos estos políticos corruptos, no es otra cosa que tapar sus miserias a cuenta de las aspiraciones separatistas de los anarquistas de la CUP, como antes fueron los batasunos, y por parte del partido de gobierno, la recurrente y casi imprescindible Guardia Civil.

Digo que juegan con la voluntad de la gente, y hasta con sus vidas, porque detrás del manifestante exacerbado al que calientan desde todos los ámbitos de la sociedad catalana, hay una persona, un ser normal en su vida cotidiana, como lo es el exacerbado padre de familia que se deja el gaznate en un partido de fútbol, como si no hubiera mañana. También juegan con la integridad de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, a los que tratan como peones de una partida de ajedrez, con la escusa de que en ello les va el sueldo. Un sueldo, por cierto, que no cubre su esfuerzo ni el despropósito a que los someten los políticos de turno.

El enemigo de los separatistas catalanes no es la Guardia Civil, ni los jueces, que se limitan a cumplir con su papel. El enemigo de los que se quieren separar y de los que no queremos, son los señores que mandan en esos gobiernos corruptos que hemos tenido la desgracia de soportar. Los del 3%, los de la Gurtel y los de tantos casos que necesitaría 500 folios para describirlos.

Durante años se ha permitido un adoctrinamiento de la sociedad catalana radical contra España, a cuenta de que Jordi Pujol no tirara de la famosa manta. Durante años, los gobiernos de España, de uno u otro color, han mirado para otro lado a la hora de hablar de corrupción, como si no fuera tema capital y, sólo Pascual Maragall, en los umbrales de su enfermedad, se atrevió a tirar de la manta, pero desde otro pico. Una manta que destapó todas las miserias de un gobierno de Convergencia, donde curiosamente, todo convergía en Andorra y en Suiza.

Ahora, cuando la corrupción ya no puede solaparse más, tanto desde el PP como desde el PdeCat, se inventan esta patraña, a sabiendas de que es ilegal, y ponen a cientos de miles de personas en la calle, con el único objetivo de tapar los delitos que les pueden llevar a la cárcel, y se aprovechan de las formaciones radicales separatistas para que les hagan el juego “unos mueven el árbol y otros cogemos las nueces” que decía Arzalluz ¿lo recuerdan? Pues eso, que estamos ante un circo donde el espectáculo lo están dando los ciudadanos contra las fuerzas del orden, donde el enfrentamiento entre familiares y amigos abren brechas difíciles de cerrar, mientras los verdaderos culpables se ríen de la sociedad española, de la catalana, que por ende es la misma, dando un espectáculo patético ante el mundo.

La corrupción de estos señores, de unos y otros, debe acabar con inhabilitaciones y cárcel, pero no por sediciosos, sino por corruptos. Y cuando los ladrones estén entre rejas, entonces nos ponemos a hablar de democracia, de separatismos y de lo que por las vías del diálogo se pueda resolver, que para eso somos ya mayorcitos y no está el mundo para tonterías. Entre tanto, seguiremos asistiendo a este depravado espectáculo y azuzando, desde la grada, como en el circo romano, a unos gladiadores contra otros, mientras el Cesar y su prole comen uvas en la tribuna. 

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Imás Información. • Política de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress