Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Casimiro Pastor
Lunes, 9 de octubre de 2017
DESDE MI LIBERTAD

Cataluña preoCUPada

Guardar en Mis Noticias.

«La mayoría de la gente gasta más tiempo y energía en torno a los problemas que en tratar de resolverlos». (Henry Ford).

 

La Candidatura de Unidad Popular (CUP), con 10 diputados, tiene la llave de la gobernabilidad en el fragmentado parlamento catalán, formado por 135 diputados pertenecientes a seis formaciones. La CUP, última formación por número de diputados de dicho parlamento, es una combinación extraña de retruécano político, que se dicen de izquierdasy a la vez independentistas. El caso es que tienen al presidente, señor Puigdemont, bailando al son que le tocan.

 

La reciente fuga de grandes empresas del territorio catalán a otras comunidades de España, tales como los buques insignia de la banca catalana,Banco de Sabadell o CaixaBank, más las que están a la espera de acontecimientos para tomar la decisión de trasladar sus sedes, ha puesto en alerta y ha sembrado la división en el sector independentista de Cataluña. Esas fugas en sí no afectan al PIB nacional, pero sí puede hacer que se retraigan inversiones del exterior a causa de la inestabilidad política.

 

La compañía de servicios financieros JP Morgan, por ejemplo, aconseja a sus clientes vender deuda pública española y comprar bonos portugueses y alemanes debido al órdago independentista catalán. Las agencias S&P y Fitch advierten de que las tensiones entre el gobierno central y Cataluña, si no se controlan, empezarán a pesar en la confianza empresarial y en la inversión, ypodrían debilitar las perspectivas de crecimiento para España.

 

Hoy por hoy, Cataluña representa el 19% del PIB español. Sin embargo, eso puede cambiar a peor si continúa la deriva secesionista y, como consecuencia de ello, la fuga de empresas. No se puede estar satisfechocon esa fuga, salvo que ello sirva para hacer recapacitar al independentismo y así se den pasos hacia la cordura y pueda haber negociación, acuerdo y soluciones a corto y medio plazo. Habrá que esperar a ver de qué habla el señor Puigdemont en el parlamento catalán el próximo martes, día 11, mientras el señor Rajoy sigue haciendo el don Tancredo político. Tempus fugit.

 

www.casimiropastor.blogspot.com

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Imás Información. • Política de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress