Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

DESDE EL CAÑAVERAL
Lunes, 23 de octubre de 2017
DESDE EL CAÑAVERAL

La Educación siempre.

Guardar en Mis Noticias.

Dice Nelson Mandela: La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo. Esto lo saben muy bien los políticos y muy especialmente aquellos que lo hacen dirigiendo partidos de izquierda. Desde la transición democrática la Educación en España ha sido un arma de concienciación y de partido. Jamás los dos grandes partidos políticos se han puesto de acuerdo para lograr un gran pacto por la educación y no lo han hecho sencillamente porque no han querido, porque no han sido  capaces de ceder en sus postulados ideológicos  ya que sabían muy bien que a través del aula la influencia en los modelos sociales que cada uno defiende se podían implantar mejor dominando la educación.

         Nadie pone en dudas el valor de la educación en una sociedad desarrolla y el poder que a través de esa educación se ejerce sobre la población a la que se quiere gobernar con unos determinados principios morales, éticos, sociales y cómo no políticos. La Educación en España ha sido dirigida por el PSOE desde 1990 con la  LOGSE  ( Ley de Ordenación General del Sistema Educativo) hasta el año 2013 con la LOE( Ley Orgánica de Educación) y en estos más de veintitrés años se ha ido implantando o mejor dicho adoctrinando entorno a la  pérdida de autoridad del profesor en el aula, la supremacía del alumno sobre el profesor, el poder de los padres en los centros a la hora de nominar o nombrar a los directores y todo ello enmascarado por los principios de participación, responsabilidad y cesión de la educación de la familia en beneficio de la mal llamada escuela pública.

Desde otra perspectiva Margaret  Mead dice: Los niños tienen que ser enseñados sobre cómo pensar, no que pensar. Todos los sistemas dictatoriales de izquierda y de derecha han tenido muy presente el formato educativo y todos ellos han legislado sobre educación a través de sistemas cuyo principio fundamental  era y es enseñar lo que piensa el creador del sistema educativo. Jamás propusieron un modelo de educación que enseñara al niño a  saber pensar, a saber construir su inteligencia y por lo tanto saber escoger, bajo su análisis intelectivo, lo que él deseaba. Todos los libros de texto de estos sistemas educativos estaban marcados por el conductismo intelectual.

Parece evidente que el independentismo catalán es un movimiento dictatorial que ha dado un golpe de estado a la democracia, a la ley y al orden constitucional español, y no lo ha dado hoy ni ayer, viene dándolo ya hace mucho tiempo desde que  el gobierno catalán asumió la competencia educativa y se produjo la inmersión lingüística en detrimento de la lengua común de todos los españoles que lo es el español. Desde aquel momento la educación, como formación destinada a desarrollar la capacidad intelectual, moral y afectiva de las personas de acuerdo con la cultura y las normas de convivencia de la sociedad a la que pertenecen, adoptó el modelo de  implementación social cuyo objetivo gubernativo no era otro que, un día, lograr la independencia de Cataluña.

Creo que a pesar de ser rechazada, por la izquierda del parlamento nacional, la moción presentada el martes día 17 de octubre de 2017 por el grupo parlamentario de Ciudadanos, todos eran conscientes que la propuesta era totalmente oportuna, sensata y necesaria porque el adoctrinamiento independentista ha sido un elemento fundamental en el desarrollo del sistema educativo catalán durante muchos años. Más aún este objetivo, programado a distancia en el tiempo, se ha visto patente en los colegios electorales el día uno de octubre  cuando veíamos a padres ocupando los colegios donde se iban a realizar las votaciones con los hijos menores en sus hombros para minimizar la actuación de las fuerzas del orden público.

Se puede negar la realidad pero los hechos son tozudos  y nos demuestran que durante estos últimos años muchas sentencias del Tribunal de Justicia, en el campo de la educación, no se han cumplido por el ejecutivo catalán y nadie ha levantado la voz para denunciar que en Cataluña no se cumplía la ley y no pasaba nada hasta llegar al momento en el que nos encontramos. Pero no aprendemos de los errores y de la vida como dice Anthony J.D´Angelo:  El único fracaso verdadero en la vida es no aprender de ella.

¿Seremos capaces de aprender algo de lo grave, lo más grave que en democracia puede ocurrir a una nación? La historia  se repite porque no aprendemos de nuestros terribles errores. Todos los españoles, especialmente los gobernantes que han dirigido las instituciones de este país, durante estos  cuarenta y un año de democracia, sabían que la educación es el motor de cambio de una sociedad, sabían que conceder tantas prerrogativas al nacionalismo catalán y vasco podría traer graves consecuencias porque, como antes he dicho, la historia se repite y de nuevo estamos en los años 1936 cuando Company declara la república catalana, en este caso le ha tocado a un tonto útil como el Puigdemont, pero si no se cierra bien la herida vendrá, más pronto que tarde, otro Puigdemont a amargarnos la vida a todos los españoles.

La educación es lo que sobrevive cuando lo aprendido ha sido olvidado, decía B.F.Skinner. ¿Sobrevivirá la educación cuando olvidemos esta triste página de nuestra historia reciente? ¿Aprenderemos todos y en especial aprenderá la izquierda política de España que la educación no debe servir para adoctrinar a los ciudadanos desde la escuela? Deberíamos comenzar por lograr un gran pacto por la educación  a nivel de nación y que esta competencia fuera asumida por el gobierno central para que los principios y valores de la auténtica libertad, solidaridad, valor del esfuerzo,  sacrificio, respeto, autoridad  fueran universales en todas las comunidades autónomas y en todas ellas la legalidad, emanada del pueblo y depositada en la Carta Magna, nunca fuera pisoteada por una minoría.

Sin lugar a dudas, ha habido  un gran fracaso social en Cataluña y éste  tiene múltiples aristas que no sería fácil enumerar en esta aproximación al problema, pero no cabe duda que educar en la mentira, en el odio, en el rencor hacia el vecino español, durante muchos años, es un elemento clave para poder entender este fracaso político-social que se ha producido. Los golpistas no han sido capaces de entender nada sobre la educación de los pueblos y olvidando lo aprendido por la historia, han creado su propia historia y ésta ha llegado, por imposición, al aula de los centros y de la universidad. Una vez implantada esa nueva historia catalana, era muy fácil comenzar a caminar en pro de la independencia porque las ataduras del pasado a España habían sido rotas desde la educación.

Ahora es el momento de aprender todos juntos sabiendo que ese camino  hacia la independencia no conduce a ninguna parte. Es preciso recortar competencias que nunca se deberían haber concedido a Cataluña y al País Vasco sabiendo que la historia estaba  aún presente. La seguridad debe ser una competencia exclusivamente nacional y no cabe otra policía autonómica que no sea la del estado central.  La educación debe igualmente estar centralizada aunque las lenguas de las respectivas comunidades autónomas se potencien y sean utilizadas como cooficiales tal como marca la Constitución Española. La educación debe hacer individuos libres capaces de pensar y de crear en su interior la gran capacidad de reflexionar, analizar y después decidir su propia formación y su propio credo

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Imás Información. • Política de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress