Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

DESDE EL CAÑAVERAL
Lunes, 4 de diciembre de 2017
DESDE EL CAÑAVERAL

El conocimiento siempre

Guardar en Mis Noticias.

La palabra conocimiento procede del griego COGNOSCERE y GNOSIS que también significa conocimiento. Podríamos decir que el conocimiento es la acción y efecto de conocer por medio de la información que  obtiene una persona de la realidad, bien sea por experiencia propia, por observación de esa realidad o por comprensión teórica  o práctica. Así pues el conocimiento es la aprehensión y comprensión de la realidad en la que nos movemos y sobre la que podemos actuar para resolver los problemas que esa realidad plantee, así como hallar nuevas alternativas a la posible problemática planteada. La ciencia que  estudia el conocimiento es la EPISTEMOLOGÍA también llamada teoría del conocimiento porque trata del estudio de la función del entendimiento propio de la persona.

Es verdad que conocer no es lo mismo que saber. Conocer   es la evidencia basada en la experiencia y saber  va más allá y trata de situarse coherentemente entre el significado de la aprehendido y el sentido de esa realidad, pero ambos contenidos son muy significativos para que el conocimiento  pueda seguir creando nuevo conocimiento pero basado en la verdad aunque como dicen los falibilistas la verdad estricta no es una característica del conocimiento ya que, los conocimientos dicen, son esencialmente creencias suficientemente justificadas. Pues bien hoy quiero hablarles de verdades suficientemente justificadas por la historia y por lo tanto por la realidad de los hechos acaecidos.

Según la historia, el primer rey visigodo que poseyó toda España que rodea el Océano fue Suitila , reconocido como tal en el Concilio de Toledo celebrado en el año  585 con estas palabras: TOTIUS HISPANIAE, GALLIE ET GALLICIE. Es sabido que el último rey visigodo que gobernó toda la Hispañia  (España) fue Recaredo, derrotado por los musulmanes en la famosa batalla del río Guadalete en el año 711, y a partir de ese momento fue sometida rápidamente toda la península  a excepción de alguna pequeña parte del norte de España (Asturias) donde comenzó ese periodo de luchallamado Reconquista que va desde 711 hasta la caída del reino de Granada en 1492. Así pues los únicos reinos de la baja Edad Media que han existido en nuestra península Ibérica según palabras de D. Ramón  Menéndez Pidal fueron  cinco: Castilla, Aragón, Navarra, Portugal y el Emirato de Granada.

No hace tanto tiempo la historia de España, gloriosa historia) se estudiaba en la escuela y muchos niños de la década de los sesenta y setenta sabíamos de memoria los reyes godos,  las proezas de Aníbal, general cartaginés, las hazañas de Viriato en Numancia  en su lucha contra los romanos, las batallas de los cristianos contra los musulmanes,  Covadonga, Roncesvalles, Simancas, Calatañazor, Alarcos, Navas de Tolosa, el Salado, Tarifa y finalmente la Toma de Granada  por los reyes Católicos; las innumerables  aventuras de nuestros conquistadores en América , Cristóbal Colón, Francisco Pizarro, Hernán Cortés, Núñez de Balboa etc.; el envío de la Armada Invencible contra los ingleses, la sublevación de las colonias americanas, los tratados de Utrech, París, San Ildefonso,  Concordatos con la Santa Sede; el decaimiento de  los gobiernos  borbónicos que entregaron  las riendas de la nación a sus balidos Duque de Lerma, Conde duque de Olivares, el padre Nithard, Valenzuela, Duque de Medinaceli, Godoy; las costumbres, cultura y formas de vida de las naciones que nos rodean. Pero es cierto que este saber y aprendizaje  de nuestra historia se paraba siempre en la Primera República y tal vez por eso  muchos no tengamos como referencia positiva, esta parte de la historia, mejor dicho de la negra historia de España.

Muchos de nuestros estudiantes no saben si Colón es un cantante de moda sudamericano o un actor de cine, por ejemplo. En estos Momentos hay diez y siete historias de España. En cada comunidad se estudia una historia  de España diferente acomodándola a su pequeño territorio y olvidando la significación social, política, cultural que, en el devenir de la historia, ha tenido España en Europa y en el mundo entero. Hacer de la historia de España pequeñas parcelas, muchas veces falsas, de nuestro pasado es uno de los graves problemas que acucian en estos momentos la convivencia de todos los españoles y les engendran confusiones de las verdaderas realidades.

Es difícil poder entender a políticos que, sin el conocimiento necesario, se atreven a rehacer la historia, a inventar realidades que nunca existieron y que guiados del esnobismo  y de la falsa progresía son capaces casi de todo con tal de agradar a los que no quieren estar al lado de los españoles porque en su corazones reina el odio, la desinformación, el desconocimiento y la falta de solidaridad que siempre debe existir entre los seres humanos. A tal alto grado de estupidez y de analfabetismo llegan algunos políticos que son capaces de decir públicamente que España es una nación de naciones y que hay que modificar la Constitución Española para acomodarla a esa realidad y yo les digo que si hay que modificar la Constitución Española en el artículo II y eliminar la palabra naciones para cambiarla por regiones o comunidades.

España es una nación con regiones muy semejantes pero con ciertas peculiaridades. Jamás  Cataluña, el País Vasco y Galicia (esta última fue reino en un corto periodo de tiempo) han sido nación, ni reino ni nada que se le parezca. ¿Cómo, alguien con sentido común, no digo ya con sentido de estado,  puede manifestar públicamente que estas regiones de España son naciones? Me parece que esto no ayuda para nada a que los españoles podamos seguir viviendo juntos sin mentiras , sin inventos, sin falsas expectativas políticas que conducen únicamente a lo que pasó con los Reinos de Taifas o con los Cantones republicanos.

No quiero nombrar a nadie pero todos sabemos que algunos pretenden reformar la Constitución para convertir a España en un estado federal asimétrico donde cada una de las comunidades tenga diferentes privilegios,, donde reine la insolidaridad, donde todos seamos diferentes, donde se trabaje para crear odio  de uno contra el  otro y en definitiva, crear un nuevo orden constitucional  de abajo hacia arriba semejante al que se planificó en la primera  república entre los años 1873 /74  dando libertad para que las ciudades de España pudieran constituirse como cantones independientes para después federarse en la gran federación española. Así lo hicieron muchas capitales como Valencia, Murcia, Cartagena, Ávila, Salamanca, Coria, Plasencia entre otras muchas. Este sistema evidentemente fracasó totalmente pero fracturó la convivencia nacional y como consecuencia una dictadura de 10 años

No pretendo dar lecciones a nadie pero sí debo decir que cuando uno no sabe y quiere dar lecciones de historia o hablar en público, debe consultar a sus compañeros que saben más que él  para no cometer gravísimos atentados contra la historia de España y contra el sentido común de todos los españoles de bien que pueden llegar a creerse tamaños disparates. Como siempre, digo que la educación conforma un conocimiento verdadero de los hechos y ayuda a saber discernir entre los verdadero y lo falso. Un pueblo culto es mucho más difícil  engañarlo que un pueblo analfabeto.  La educación debe potenciar valores democráticos  de convivencia, de libertad,  de Justicia distributiva, de solidaridad entre todos los seres humanos, sean de una raza o de otra, de un continente o de otro de una religión o de otra. Formamos una de las comunidades más grandes del mundo que hablan la misma lengua y entorno a este gran imperio, económico, social, cultural y humano debería estar muchos de los interese políticos del momento actual.  Suramérica es nuestro objetivo

Debemos trabajar para que todos los españoles, en primer lugar, conozcamos bien la Constitución Española, (ésta se debería estudiar en el aula), para analizar bien lo que se quiere modificar y el por qué se quiere modificar.  En segundo lugar la modificación debe estar respaldada no sólo por los políticos y partidos  sino por el pueblo llano. De no ser así podría ocurrir que mientras el pueblo quiere reducir competencias de la comunidades (algunos muchos eliminar las comunidades autónomas) los políticos desean ampliar el campo competencial de algunas comunidades casi hasta el infinito para saciar sus inagotables deseos de independencia.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Imás Información. • Política de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress