Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

DESDE EL CAÑAVERAL
Miércoles, 13 de diciembre de 2017
DESDE EL CAÑAVERAL

Educación para la Igualdad…..

Guardar en Mis Noticias.

En estos momentos, se está impartiendo, en unos treinta y un  centros docentes  de Castilla la Mancha, una nueva asignatura que lleva por nombre La Educación para la Igualdad, la Tolerancia y la Diversidad. Esta asignatura ha sido diseñada por el equipo de la Consejería de Educación y se enmarca dentro del Pacto Nacional contra la Violencia de Género pero, desde el primer momento, varias  asociaciones de padres tales como  Educación y Persona, CONCAPA, España Educa en Libertad, han puesto el grito en cielo, como se dice vulgarmente, para oponerse a su implantación definitiva por entender que esta asignatura vulnera gravemente los derechos de los padres a educar a sus hijos en las convicciones sociales, ideológicas y de género  amparadas por la Constitución Española.

De nuevo las cosas educativas no se hacen bien y, como casi siempre, nos tomamos la justicia por nuestra mano y hacemos lo que nos viene en gana sin consultar a las partes implicadas para lograr un acuerdo en temas de suma sensibilidad y tremendamente ideologizados como son los de género, igualdad diversidad. Da la impresión que hay que recorrer un camino y hay que hacerlo lo más rápido posible porque de esta manera no le da tiempo al contrario a reaccionar y cuando lo haga ya está la asignatura en los centros y la semilla está sembrada y  si fuera obligado arrancarla habría que arar toda la finca con el daño que esto hace a la sociedad pero de nuevo hay debate  entre los progres y los reaccionarios tal como se dice en el argot político.

No parece que esto sea lo recomendable y mucho menos si esto ocurre en el campo educativo, donde todos estamos de acuerdo que se logre un gran pacto de estado por la educación y los contenidos, así como la estructura del sistema se haga de mutuo acuerdo entre todas las partes que componen este bello entramado  de profesores, estudiantes y padres dentro   de los centros y con un amplio paraguas social.

El querer implantar una nueva asignatura con unos contenidos, diseñados en tres bloques para Educación Primaria y cinco para Secundaria, cuando menos me parece un riesgo si antes, como ya he señalado, no se sientan a la mesa del debate todos los agentes implicados en el milagro de la educación. No parece de recibo que se comience la casa por el tejado implantando,aunque sea experimentalmente, una asignatura en treinta y un centros educativos y después, ante la presión de grandes asociaciones muy representativas en el ámbito educativo,invitar a dialogar para ver que hacemos o dejamos de hacer.

No debemos olvidad que muchos de esos contenidos que se programan en la asignatura están dentro de áreas curriculares como Ciencias Sociales o Historia,  y, en su mayor parte, corresponden a la familia y no al ámbito educativo que debe dedicarse con todo ahínco a trabajar los contenidos diseñados en las áreas curriculares y que deberían ser muy semejantes para toda España.  Es al estado  de la nación  al que corresponde diseñar los contenidos que deben ser implementados en el ámbito escolar. De no ser así, como ocurre en estos momentos, nos podemos encontrar que  cada comunidad ponga en circulación los contenidos que desee o que mejor se ajusten a su realidad política sin que sean precisos o necesarios para la sociedad a la que deben servir.

Hablar ahora de igualdad en abstracto me parece, cuando menos, una forma de filosofar que para nada conduce a la resolución de los problemas. Educar y enseñar son dos términos muy diferentes y con connotaciones distintas. Educar proviene del verbo latino EDUCERE que significa encaminar, orientar dirigir, guiar. Así pues podríamos definir la educación como el arte de formar en ideas creencias, estimular el espíritu crítico, sin caer en el adoctrinamiento, promover y trasmitir valores como el esfuerzo, el respeto, la justicia, la paz, la libertad, la solidaridad etc. Enseñar proviene del verbo latino INSIGNARE que significa señalar, instruir, doctrinar, transmitir conocimientos de saberes fijados y programados.

Dice José Javier Orengo. Se enseña al que no sabe pero se educa a cualquier ser humano. La educación hace referencia al ser mientras que la enseñanza le corresponde el aprendizaje de los saberes prácticos, intelectuales y teóricos. La enseñanza está limitada por los contenidos que deben impartirse en los diferentes niveles educativos mientras que la educación es ilimitada en el tiempo y siempre se puede incrementar. El derecho a enseñar lo concede el Estado por medio de un título oficial mientras que el derecho a educar está implícito en la condición del padre o de la madre. Se enseña, generalmente, por la palabra cuando hay algo que enseñar; se educa con la vida  y para hacerlo hay que saber vivir.

Así pues parece razonable y yo diría legal que el estado debe ser el garante de la libertad que tienen los padres de educar y del derecho que tienen los profesores para enseñar. El problema radica cuando el estado se convierte o mejor dicho convierte al profesor en enseñante y en educador de materias y contenidos que competen a las familias. Aquí radica uno de los graves problemas que tiene el sistema educativo español porque confunde al educador con el enseñante y al enseñante con el educador. No se puede introducir en las aulas contenidos de educación que primordialmente  corresponden a los padres y están amparados por la Constitución Española en los artículos 16.1 Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y la comunidades, sin más limitaciones que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por leyy 27.3Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

La doctrina constitucional es totalmente meridiana y clara  en cuanto al derecho que asiste a los padres para educar a sus hijos conforme a sus creencias y valores morales de responsabilidad, compromiso, esfuerzo, confianza bondad, disciplina, justicia, tolerancia honestidad, generosidad, lealtad, solidaridad y un largo etcétera. No entiendo muy bien como la Junta de Comunidades se mete en estos vericuetos  de educación para la igualdad cuando se debe educar en las diferencias y en las potencialidades de cada uno de los seres humanos si queremos y amamos la libertad. No es bueno usar la palabra  igualdad en abstracto porque induce a un grave error conceptual; nadie es igual al otro salvo los seres clonados por la ciencia. El ser humano es diferente a otro ser humano. Dos mujeres no van a una tienda y se compran el mismo vestido porque cada una quiere ser diferente y si esto es así y sí lo es ¿por qué nos empeñamos en educar para la igualdad cuando sabemos que nunca lo vamos a lograr?. ¿Por qué no educar para la equidad, para la justicia social, para que todos los seres humanos tengan las mismas oportunidades, sean justas las leyes para el hombre y para la mujer, no se discrimine a nadie por razón del sexo, ideología, creencia o color de su piel, por ejemplo?

Se está copiando al pie de la letra el ideario feminista, es decir la ideología feminista de género, y todos sabemos que solamente una parte de la sociedad comparte esta forma de pensar excluyente y de separación de sexos hasta el extremo que  para esta ideología todos los hombres son malos y perversos y las mujeres santas de devoción y eso  rompe a la sociedad en dos mitades muy difíciles de convivir. El género no es todo en la vida del ser humano sobre la tierra, hay otras muchas facetas que enriquecen y ayudan a construir la personalidad y la creación de la nueva identidad para configurar un autentico autoconocimiento y la efectiva autoestima así como el verdadero control emocional y afectivo entre el hombre y la mujer.No es bueno nominar con la misma palabra lo que no es igual. El jueves día 14 de diciembre de 2017 se aprobó en Australia el matrimonio entre seres humanos del mismo género y la noticia que apareció en nuestros telediarios fue la siguiente: En el parlamento de Australia se ha aprobado el matrimonio igualitario. Así no caminamos por el mismo sendero. Pregunto ¿es igual el matrimonio entre un hombre y una mujer que el matrimonio entre dos hombre o entre dos mujeres? Seguiremos escribiendo.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Imás Información. • Política de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress