Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

DESDE EL CAÑAVERAL
Martes, 26 de diciembre de 2017
DESDE EL CAÑAVERAL

La Navidad de Jesús

Guardar en Mis Noticias.

La palabra Navidad procede de la voz latina NATIVITATAS/TIS que quiere decir nacimiento. Siempre el nacimiento conlleva alegría, esperanza regocijo para la familia y muy especialmente para los padres que ven así asegurada su descendencia. El nacimiento del niño Dios es el hecho más importante que jamás se ha producido, en la historia del ser humano, sobre la tierra. Nunca tantos países, religiones, comunidades han celebrado el nacimiento de un niño pobre, nacido de padres pobres en un establo, junto al buey y un asno, el día veinticinco de diciembre. En este día doblan las campanas en todos los confines del mundo porque ha nacido, de una Virgen, el mismísimo Dios hecho carne para liberar al hombre del pecado original cometido por nuestros primeros padres en el paraíso terrenal.

Sobre este misterioso hecho se ha escrito  multitud de libros, de artículos, investigaciones, simposios, tratados,  Concilios, más aún casi todos hemos tenido la ocasión de escribir aunque solamente fuere para felicitar a nuestros amigos y familiares  deseándoles paz, salud, solidaridad, y justicia entre todos los seres humanos. Son fiestas familiares pero también son días de reflexión sobre lo que somos y sobre lo que queremos ser. Felicitar a otro, desde lo más profundo de nuestro corazón, es sencillamente abrir la puesta de nuestro interior y ofrecerle parte de nuestra existencia y si fuera posible darle nuestro sincero cariño de compromiso.

Como decía, el veinticinco de diciembre la iglesia católica, la anglicana, las comunidades protestantes celebran el nacimiento de Jesús desde que el Papa Julio I pidiera, en el año 350 después de Cristo, que el nacimiento de Cristo se celebrara el día en el que terminaban las celebraciones Saturnales, día muy importante para los romanos, que comenzaba el diecisiete de diciembre y terminaban el 24 del mismo mes con una  gran solemnidad en honor del dios Saturno, dios de la agricultura y de la cosecha.Ese mismo día los romanos conmemoraban la fiesta del NATALIS SOLIS INVICTI (nacimiento del sol invicto).Definitivamente el Papa Liberio decreta, para toda la iglesia, en el año 354, que el nacimiento de Jesús de Nazaret se celebre el 25 de diciembre.

Parece claro que no siempre se ha celebrado el nacimiento de Jesús con la importancia actual, de tal manera que, como hemos visto, tuvieron que pasar más de tres siglos para que la iglesia considerara de suma relevancia, la celebración del nacimiento de Jesús. La causa de esto podría estar en la poca importancia que los primeros cristianos concedieron a esta celebración y porque el imperio romano monopolizaba toda la vida política y social hasta el año 476 en el que,  el último emperador romano de Occidente Rómulo Augusto, es depuesto por los hérulos del rey Odoacro en la ciudad de Roma.

Es un hecho claro que  la fecha del nacimiento de Jesús no se encuentra registrada  en la Biblia,  en el Antiguo Testamento ni en el Nuevo. Más aún será casi imposible poder datar exactamente el día y posiblemente el año del nacimiento de Jesús de Nazaret mejor dicho de Belén. Lo que es totalmente verdad es que Jesús no nació el 25 de diciembre del año cero de nuestra era  ni cuando realmente fue crucificado. Con todo el respeto a las creencias religiosas y muy especialmente a estas maravillosas fiestas de paz, felicidad, hermandad y solidaridad, querría intentar dar luz a estas  preguntas que muchos teólogos de la iglesia  y la misma iglesia se hacen todos los días. ¿En qué año, lugar y día nació verdaderamente Jesús de Belén así como a qué  edad murió?

Para acercarnos, lo más posible, al año, lugar, día del nacimiento y muerte debemos tener en consideración algunos hechos históricos que encuadran perfectamente este acontecimiento. El evangelista Lucas nos dice: Por aquellos días Augusto Cesar decretó que se levantara un censo en todo el imperio romano. Igualmente nos dice que se efectuó este primer censo cuando gobernaba, en Siria, Quirinio, nombrado gobernador por Cesar Augusto en el año 6  d. c. El censo tuvo lugar 37 años después que Octavio derrotó a Marco Antonio en la batalla naval de ACCIO el 2 de septiembre del año 31 antes de Cristo, fecha que se corresponde con el año 6 de la era común o también denominada d. c. Por este motivo José, esposo de la Virgen María subió de Nazaret, pueblo de Galilea, a Belén  de Judea que está a unos 140 Kms. de distancia con el propósito de empadronarse en la ciudad de origen. No debemos olvidar que José era de la estirpe de David y por este motivo debía empadronarse  en Belén. En esta ciudad la Virgen da a luz a Jesús y los pastores acuden esa noche a adorarle en un pesebre ubicado en un establo de los alrededores de Belén según nos cuentan Lucas y Mateos y profetas Isaías, Miqueas entre otros.

El Evangelio de Mateo afirma claramente que el nacimiento de Jesús se produjo durante el reinado de Herodes I el Grande que gobernó Judea desde el año 37  hasta el 4  en el que muere, antes de Cristo y que este rey mandó matar a todos los niños menores de dos años. Parece evidente que hay algunas graves contradicciones entre lo que afirma el evangelista Lucas, la Biblia y los hechos históricos. Herodes I el Grande, está demostrado que murió el año 4 a. c. Cesar Augusto nombró gobernador de Judea a Quirinio el año 6 d.c. Si el nacimiento de Jesús se realiza en tiempos del Rey Herodes I el Grande como indica el evangelista, el nacimiento de Jesús tuvo lugar antes del año 4 a.d. Si el nacimiento de Jesús tal como dice el evangelista Lucas tuvo lugar cuando José y la Virgen fueron a empadronarse a Belén en tiempos de Quirinio este nacimiento se produce en el año 6 d. c. lo que supone que habría que haber comenzado a contar la era común en el año 6 y Jesús moriría a la edad de 27 años y evidentemente esto no es así. La fecha de empadronamiento decretada por Cesar Augusto en el año 6 d. c está también atestiguada por el historiador judío Josefo aunque éste dice que el empadronamiento fue local de Judea y de Siria.

En definitiva es posible que nunca sepamos con total exactitud el año del nacimiento de Jesús aunque tenemos suficientes elementos para acotar el hecho entre el año 6 y 5 a. c. y desechar el año 6 d. c. porque posiblemente hubo otros empadronamientos anteriores al que se hizo en el año 6 d. c. También apuesta por esta fecha COLIN HUMPHREIS físico británico de la universidad de CAMBRIDGE cuando dice: la estrella que guiaba a los Reyes Magos existió en el año 5 antes de la Era Común ( a. d.) y que iluminó las noches durante 70 días. Esta fecha nos dejaría resuelto otras cuestiones como es la edad a la que murió Jesús, pues si contamos los 33 años de nuestra era y los 5 ó 6 anteriores nos acercarían a la edad de 38 ó 39 años que sería la edad real a la que murió Jesucristo.

Pero no sabemos ni el mes ni el día que nació Jesús. No debemos olvidar que el 25 de diciembre conmemoramos el nacimiento de nuestro Jesús pero eso no quiere decir que naciera en esa fecha. Sabemos que  Jesús nació en Belén, y  por este motivo deberíamos hablar de Jesús de Belén y no de Nazaret, pero no parece oportuno que naciera en invierno. Los pastores no duermen con sus ganados en los campos, en los fríos inviernos Israelitas,  por lo que parece casi imposible que fueran a adorarle esa misma noche. Igualmente el pesebre donde depositó María a su recién nacido estaría  muy frío en ese tiempo. Por otro lado Isabel, prima de la Virgen, está en cinta de cinco meses cuando es visitada por ésta que acaba de concebir por obra del Espíritu Santo. Isabel da a luz a su hijo Juan  Bautista  a finales  de abril  principios de mayo y cuatro meses después se produjo el nacimiento de Jesús, es decir en el mes de septiembre. Esta fecha se ajusta perfectamente con el hecho de que los pastores acudieran a adorar al niño ya que en esta época del año era normal  cuidar, por las noches, a sus rebaños. Los magos pudieron perfectamente emprender el viaje y San José no tuvo muchos problemas en recorrer los 140 Kms desde Nazaret a Belén. Así pues la fecha probable seria sobre el 28 de septiembre cuando la Virgen María daría a luz a Jesús.

¿Todo esto es importante para la celebración del nacimiento de Jesús todos los 25 de diciembre? ¿Cambia en algo nuestro deseo de paz, solidaridad y justicia entre todos los seres humanos de buena voluntad? Pues sencillamente no cambia nada porque seguiremos dando las gracias a la Virgen por traernos a su hijo y a éste por quedarse entre nosotros y recordarnos todos los años que hay un tiempo especial por navidad para la familia, para la amistad y para acordarnos de los que se han ido y viven en nuestro recuerdo para siempre.

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Imás Información. • Política de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress