Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

@jcmjulian
Martes, 6 de febrero de 2018
CAMINANDO

¡CUIDADO CON EL MAQUILLAJE!!!

Guardar en Mis Noticias.

De pequeño solía ser el gracioso de la familia, si bien, la gracia venia en sus genes. En su familia no había habido tradición en esto del artisteo, lo que no dejaba de ser una flor en un desierto. Le conocí en el servicio militar, en aquella promoción de reclutas que salían por primera vez de sus respectivas comunidades o regiones. Ahí, en el Cerro Muriano cordobés, nos juntamos manchegos, andaluces, valencianos, gallegos y mi amigo aragonés.

Todos los días, junto al sonido de la corneta, escuchábamos algún que otro comentario que nos hacía partimos de la risa y comenzar un nuevo día con alegría. Eso, sin contar, las largas tardes de paseo, alrededor de unas cañas, que se nos pasaban con dolor de mandíbulas de tanto reír. Había nacido para hacer humor, para deleitar a los demás. Su capacidad era innata, su expresión estudiada, su impronta contagiosa. Era, sin duda, el mejor humorista que había conocido.

Su fama creció más allá de la compañía de reclutas, extendiéndose por doquier en el cuartel. Tanto fue que el Teniente Coronel lo llamó para divertir a los oficiales, y estos a sus contactos, internos y externos. Pronto fue muy popular, y hasta comenzó a ganar dinero, liberado de sus faenas militares.

Volví a coincidir con él en Sevilla, en el mismo cuartel, hasta la finalización de la larga mili. Seguía liberado de todo acto castrense; y seguía actuando para los mandos. Pero ya no era el mismo, ya no era esa persona sencilla, educada, de pueblo… Ya no era amable. Se había convertido en una persona engreída, egoísta y superflua. Tenía su propio manager, que hablaba por él.

Era tan inaccesible que no se le podía dirigir unas palabras. Lo miré con pena. ¿Qué había quedado de esa persona maravillosa y educada? Nada. Entonces comprendí que, como suele ser habitual en los que triunfan, aunque el triunfo sea efímero y en el patio de tu casa, se le había subido el maquillaje.

                                                                       @jcmjulian

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Imás Información. • Política de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress