Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

DESDE EL CAÑAVERAL
Martes, 5 de junio de 2018
Opinion

LA MOCIÓN DE CENSURA

Guardar en Mis Noticias.

La moción de censura, al gobierno que dirige la nación,  es un medio totalmente lícito, democrático y razonable para momentos de crisis institucional o cuando la economía va tan mal o está tan mal gestionada que es necesario cambiar de gobierno para encauzar la situación y marchar por otros derroteros que mejoren el bienestar de los ciudadanos.

En esta legislatura ya se han presentado dos mociones de censura al gobierno del PP, prácticamente por el mismo asunto que no es otro que el de la corrupción del partido en el gobierno. La primera moción presentada por Podemos terminó, mejor dicho casi ni empezó, porque solamente contó con los pocos votos de esta formación política.  Sirvió para hacer perder el tiempo, debilitar al gobierno en el extranjero e intentar socavar la legitimidad de un gobierno que ha salido de las urnas.

Por desgracia debemos decir, porque es verdad, que hasta la fecha el único partido que estaba condenado por corrupción, por parte de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, había sido el PSOE, gobernando Felipe Gonzálezen el año 1987, por los casos de Filesa, Malesa y Time Export por lo que condenaron a Carlos Navarro diputado del PSOE a 11 años de cárcel y al pago de 260 millones de pesetas (1.700.000 euros) y a otros compañeros de partido entre ellos, al senador  Josep María Sala a tres años de cárcel. Ahora la Audiencia Nacional condena al PP como responsabilidad civil al pago de 245.492 euros, total de emolumentos de los que se benefició por los delitos cometidos por Correa y su gente, principalmente en los ayuntamientos  de Pozuelo de Alarcón y Majadahonda gobernados por Jesús Sepúlveda y Guillermo Ortega respectivamente.

Si comparamos las dos sentencias podríamos decir que la dictada por el Tribunal Supremo el 28 de octubre de 1997 contra el gobierno del PSOE fue mucho más dura en el campo económico y notablemente más débil en cuanto a los años de cárcel de los encausados. Por el contrario la sentencia de la Audiencia Nacional contra el caso Gurtel es mucho más dura en cuanto a las penas de cárcel de los implicados y mucho más pobre en cuanto al pago económico. En segundo lugar la implicación del gobierno del PSOE fue directa  mientras que en ésta  solamente se  condena al PP porque se ha beneficiado de los fraudes realizados por terceras personas sin que haya una implicación directa del gobierno, ya que no hay ningún miembro implicado, más aún hay un voto particular del presidente del tribunal en el sentido  de no  encontrar suficientes argumentos para implicar al  Partido Popular.

Por esta causa el líder de la oposición Pedro Sánchez, secretario general del PSOE,  presenta una moción de censura contra el presidente del gobierno español, sustentado por el partido PP y apoyado por Ciudadanos, aunque éstos fueron los primeros en debilitar al gobierno. Debemos indicar que en España y concretamente dentro del periodo democrático ha habido, tres mociones de censura a diferentes presidentes del gobierno. La primera fue realizada por el PSOE contra el gobierno de  Adolfo Suárez, en mayo de 1980. No se consiguió el objetivo ya que solamente fue apoyada por los  152 votos de socialistas y comunistas. La segunda la realizó  Alianza Popular contra el gobierno de Felipe González, el 23 de marzo de  1987. Desde su inicio, se sabía que iba a fracasar ya que solamente consiguió 67 votos a favor. Muy semejante a ésta  en el año 2017 Pablo Iglesias presentó moción de censura al presidente del PP, Mariano Rajoy, consiguiendo solamente 82 votos a favor y 170 en contra y 96 abstenciones. Y ahora el POSE presenta moción de censura, sin apenas haber pasado un año de la anterior contra el mismo presidente del Gobierno del PP.

Hasta la fecha ninguna moción de censura había conseguido su objetivo, sea por la causa que fuere, pero esta es la realidad. El gobierno de la nación se consigue en las urnas y nadie entiende que se produzcan atajos para llegar a la Moncloa y que por este medio se imponga a los ciudadanos un gobierno artificial, no salido de las urnas. En este caso concreto  nadie puede entender que el PSOE, partido de la oposición, que se encuentra en estos momentos con dos presidentes autonómicos prácticamente condenados por cometer el mayor fraude de la historia de la democracia en Andalucía, con un gravísimo problema territorial de sublevación de los independentistas, sea el que se atreva a presentar esta moción de censura que solamente es apoyada por los socialistas, comunistas de Podemos, los independentistas vascos que ya han dicho lo que quieren, los independentistas catalanes que piden la excarcelación de los presos, que ellos llaman políticos, los etarras de Bildu. ¿Acaso con toda esta gente se puede gobernar en España? ¿Acaso Sr. Sánchez usted está dispuesto a  perdonar a Puigdemont y a excarcelar a los consejeros huidos por el mero hecho de ser un presidente artificial?

La moción de censura consiguió su objetivo y el viernes, dos de junio de 2018, por primera vez, en la historia de la democracia, una moción de censura derriba a un gobierno elegido democráticamente. Es cierto que ha sido necesario el apoyo de todos los enemigos de España, es cierto que nadie sabe lo que se les ha prometido, es cierto que se impone un periodo de inestabilidad política y casi seguro económica, es cierto que los pactos a los que hayan llegado los conjurados contra el PP se han realizado en la más absoluta oscuridad, es cierto que la mayoría de estos diputados son enemigos de España, es cierto que este gobierno dará alas a los independentistas y a los que defienden a los verdugos de las víctimas de ETA, es cierto que hoy se nos valora mucho menos en el mundo y por supuesto en Europa, es cierto que hoy somos más pobres que ayer, y todo esto no es bueno para los españoles porque el momento es muy difícil  a pesar de que  la economía estaba remontando.

¿Cómo se puede entender que un grupo político apoye los presupuestos del estado, evidentemente, como todo sabemos, por causa de las dádivas de inversión de los 540 millones de euros para el País Vasco, y una semana después vote en contra del presidente al que apoyó para aprobar esos presupuestos? ¿Qué  les habrá prometido Pedro Sánchez, estoy seguro que mucho más de lo  ofrecido por el PP, para cambiar su voto en favor de la moción de censura?Es muy grave apoyarse en un traidor porque lo mismo que ha traicionado a uno puede hacerlo al otro y esto en política es de extrema gravedad. El PNV se merece que le traten con la misma vara de medir que ellos han hecho con el gobierno y ahora cuando definitivamente deban aprobarse los presupuestos en el Senado, el PP debería presentar una enmienda  a la totalidad  pero, por ahora, sería suficiente que la enmienda se hiciera en el sentido de dejar en suspenso los 540 millones de euros de soborno y dedicar esta cantidad a  subir a los pensionistas un 2% en lugar del 1,6% acordado, así  esta cantidad repercutiría en beneficio de todo los españoles y los traidores pagarían su felonía. Parece justo y necesario que Roma no pague traidores.

Siendo esto gravísimo para la estabilidad económica y social de España, me pregunto: ¿cómo Pedro Sánchez va a gobernar con los presupuestos del PP a los que se opuso rotundamente en el Congreso de los Diputados  por tacharlos de antisociales, anticrisis, totalmente discriminatorios, y muy malos para España, lo mismo que hizo Podemos y todos los partidos  independentistas de este país juntamente con los etarras de Bildu? Esto parece inaudito y más bien se asemeja a un cuento en el que el príncipe republicano se viste de sabio y atrae hacia él las miradas, los gestos y  los hechos de las fieras del bosque para darle el apoyo necesario en su tentativa de cruzar el torrente desbordado de la España de hoy. Nadie se puede creer  que  aquel personajillo, echado de su partido por los varones socialistas, acorralado por la opinión pública, recorriendo la geografía de España, prometiendo a sus bases un cambio total en la política del PSOE, hace  tan sólo un año,  hoy sea el presidente de España, apoyado por partidos de muy dudosa credibilidad  en la sociedad española y con una representación muy pobre ( no olvidemos que la ley electoral  beneficia  a los partidos independentistas más de cuatro a uno). Esta situación es inédita en España y debe terminar lo más rápido posible porque, sin lugar a dudas, este  gobierno es el  más débil de la democracia,apoyado solamente por ochenta diputados de los trescientos cincuenta que tiene la cámara y además teniendo el PP el control absoluto en el Senado.

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Imás Información. • Política de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress