Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

@jcmjulian
Lunes, 11 de junio de 2018
CAMINANDO

ESTABA MUERTA… PERO NO LO SABIA

Guardar en Mis Noticias.

Aquella mañana se levantó pensando que tenía que ir a la radio. “¿Qué me pongo? ¿De qué voy a hablar? ¡A ver si no me dejan en evidencia! El locutor habla mucho y no me deja expresarme como yo quiero. No se dan cuenta que prepararme me exige tiempo y estudio. Y luego está ese egocéntrico doctor que invade mi espacio. ¡Un día voy a estallar! Con el favor que les hago…” “De todas formas, voy a aguantar porque ese tipejo de director me va a contratar. Le he pedido trabajar en la radio. Esto mío va cada vez peor, ni con las ofertas me viene nadie (¡cada vez que lo pienso parece que anuncio Ariel!). Este pueblo no me gusta. No se dan cuenta que soy una mujer con experiencia y una buena formación”. “No creo que nadie tenga en cuenta mi situación familiar… En cualquier familia puede haber separaciones, o suicidios, o… en fin, ¡que no quiero a mi madre, solo lo sé yo! Además, no creo que nadie se meta en mi vida o la de mi familia. Cada cual lleva su cruz”. “¿Lo sabré yo…”?

“A ver, ¿qué me pongo? Ya está: esta blusita es linda de color y me rejuvenece… Claro que para los que me tienen que ver… ¡más catetos no pueden ser! Anda que el médico, bueno, el locutor le llama “doctor”; y la mujer, o lo que sea, más ordinaria imposible…” “Bueno, yo a lo mío. Que me lleven y traigan como lo que soy: una estrella; y haber si consigo que me contraten. En estos tiempos tengo que cotizar a la Seguridad Social, siquiera pensando en la jubilación… y lo voy a conseguir, porque además de la carta enviada, le hago “carantoñas” a ese director, que es muy narcisista. Cuando lo consiga, ya sé, la baja. Sí, me doy de baja y que se jodan. Así compenso este trabajo por el que no me pagan ni un duro”.

“A ver, espejito, ¿quién es la más lista?... Contesta, leche! ¿Quién está más capacitada?... Contesta! ¿Quién llama siempre la atención?…. Contesta, leche!!!”

Y el espejito, que la había soportado demasiados años, no contestó. Sabía como nadie que ella estaba muerta. Lo malo es que ella… no lo sabía…

                                                       @jcmjulian

PD.- Cualquier parecido con la realidad, es pura coincidencia.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Imás Información. • Política de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress