Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

DESDE EL CAÑAVERAL
Martes, 3 de julio de 2018
DESDE EL CAÑAVERAL

Puerta de Calatrava, Puerta de la Universidad

Guardar en Mis Noticias.

El barrio judío, fue sin lugar a dudas, el más floreciente, económicamente hablando, de Ciudad Real  y se ubicaba en la parte del saliente de la capital, entre la muralla por el este, por el sur calle La Mata, y Lanza, oeste, la actual calle la Paloma, (antes llamada Leganillos), y por el norte calle Calatrava que se unía directamente con la calle Alarcos y por lo tanto con la  puerta de Alarcos, una de las más importantes que poseía Ciudad Real. Ésta se comunicaba directamente con la puerta de Calatrava dividiendo la ciudad en dos partes casi iguales una al norte donde vivían los moros y judíos y otra al sur, habitada fundamentalmente por cristianos.

Por la puerta de Calatrava penetraba la vía romana, a través del viejo camino de los Mártires que llegaba a la capital desde la fortaleza de Calatrava la Vieja, para continuar su trazado por las actuales calles de Calatrava, Feria, Postas y Alarcos pasando por la Puerta que lleva su nombre, atravesando el Parque Gasset camino de Córdoba.  La puerta de Calatrava no se sabe muy bien la fecha de su construcción, aunque sí podemos asegurar que ya se encontraba abierta en el siglo XVII y no antes de 1589.  La descripción que tenemos de ella es la siguiente: hermosa puerta  abierta en su anchurosa torre  que guiaba el viejo recinto de sus caballeros, en la que había dos tránsitos divididos o una puerta dilatada del más bello estilo. Posteriormente este acceso se cerró, abriéndose otro contiguo a la misma torre.

Sabemos que la muralla que rodeaba a la ciudad, en forma de elipse, medía unos 5.452 varas castellanas equivalentes a  4500 metros, que poseía 130 torreones y cinco Puertas de Portazgo ( Alarcos, Toledo, Calatrava, Mata y Granada ) y tres puertas o portalones de menor importancia  para acceso a caminos que cruzaban la ciudad ( Ciruela, Carmen y Santa María). La cerca o muralla, mandada construir por Alfonso X el Sabio, no se realizó con el objetivo de ser una fortaleza, como ocurre con las murallas de Ávila, sino más  bien como un elemento claro de separación del núcleo urbano de Realengo frente al entorno rural de las Órdenes Militares y sus señoríos tal como nos dice Antonio José Martín.

Los hebreos vinieron a Ciudad Real  casi al mismo tiempo que el rey Alfonso el Sabio comenzó a poblar la ciudad  y de alguna manera podríamos establecer un símil entre la muralla y la vida de los judíos en la villa. Durante más de dos siglos, la vida de los judíos en Villarreal trascurrió en perfecta armonía con los cristianos y con los moros hasta que en 1391  se les obligó a convertirse al cristianismo, cosa que hicieron la inmensa mayoría, pero el malestar ya había comenzado y concretamente en 1449, cuando la muralla comenzaba a desquebrajarse los cristianos asesinan y saquean la Judería y los judíos tienen que refugiarse en su Aljama totalmente aislada de la ciudad. Unos años más tarde, en 1483 se implanta en ciudad Real El Tribunal del Santo Oficio y comienza una persecución implacable contra los conversos de tal manera que 11 judíos son quemados en el Auto de Fe en la Plaza Mayor y en las cercanías de la calle la Mata. La Sinagoga, que estaba en al final de la calle Libertad, (Antes llamada Judería, Barrionuevo, Inquisición)fue quemada y destruida  La casa del judío y Rabí Alvar Díaz fue expropiada y convertida en el primer ayuntamiento de la ciudad hasta 1865. La muralla tuvo que ser  reconstruida debido a los problemas que presentaba en el año 1489. Los Reyes Católicos expulsaron definitivamente a los judíos de España en el año de 1492, uno de los hechos más significativos acaecidos en su reinado y creador de gravísimos problemas y conflictos  económicos, científicos y culturales. Ciudad Real quedó herida de muerte, casi destruida, miles de propietarios, ricos comerciantes abandonaron sus fábricas y la ciudad quedó sumida en la miseria, yermos los campos y desiertas sus calles nos dice Fernando Sánchez Dragó.

Sin lugar a dudas, los judíos en la ciudad  supieron crear riqueza, cultura, una industria floreciente y sobre todo fueron capaces de potenciar la ciencia especialmente la medicina con alguno de sus médicos más famosos como Teba, Ballesteros, García Barrionuevo o Juan Díaz. Según algunos autores, en la judería de Villarreal vivieron hasta diez mil judíos siendo una de las juderías más importantes de España, tan numerosa como Talavera pero menos populosa que la de Palencia. Según nos indica Hain Beinart Villarreal podría ser considerada como la comunidad judía de dimensiones medias de España.

En definitiva, la muralla o cerca como dice Redes Andrada fue totalmente destruida en parte por los elementos climáticos y atmosféricos como la producida por el terremoto de 1431 o la inundación  ocasionada por el río Guadiana en el año 1508 y el terremoto de Lisboa en 1755. Pero el factor humano fue, sin lugar a dudas el mayor culpable de su destrucción total.  Las continuas luchas entre calatravos y realengos iban minando los muros de nuestras murallas y de  ven en cuando se iban abriendo brechas casi irreparables. La guerra de la independencia y muy especialmente el acuerdo municipal del 5 de agosto de 1931 por el que se decretaba la demolición total de la muralla,siendo alcalde de la corporación José Maestro San José que había sido elegido alcalde en la elecciones del 13 de abril de 1931 al conseguir 16 concejales de los 24 que estaban en liza. Ciudad Real (Antes Villareal) se quedó para siempre sin judíos manteniendo eso sí una ciudad caótica en su estructuración, sin compromisos con la  ciudadanía y sus gobernantesobedientes siempre a los intereses particulares en contra de los  beneficios a la comunidad. Sirva como ejemplo la Plaza de los Remedios condenada  para siempre como plaza y lugar de esparcimiento, para convertirla en un conglomerado de pisos, en la década de los noventa, por la inexperiencia de un concejal de urbanismo incapaz de entender lo que supone la ciudad para el ciudadano.

Como decía, el límite norte de la Judería era la calle Calatrava que desembocaba  en la puerta de Calatrava enterrada en las Lagunas de los Terreros y donde una representación de vecinos de Ciudad Real en   1809 con ocasión de la guerra de la Independencia entre españoles y franceses  supo parlamentar con el  general francés Sebastiani para que sus tropas no incendiaran y saquearan la ciudad. Es hecho fue de suma relevancia para la ciudad y para sus vecinos que vieron, con estupor, como las fuerzas francesas acamparon fuera de la ciudad sin entrar en ella. Ahora las autoridades municipales desean hacer un acceso al campus universitario, por llamarlo de alguna manera, y digo esto, porque desgraciadamente las autoridades municipales de Ciudad Real no supieron o no quisieron tener un verdadero campus universitario semejante a  otros campus universitarios de España. Pues bien,  ahora las autoridades municipales tienen una ocasión de oro  para realizar una gran rotonda sobre la ronda de Calatrava y en ella construir la puerta de entrada a la Universidad a semejanza con la puerta antigua de Calatrava que daba acceso a la ciudad y que fue respetada, como hemos visto, por el general francés.!Ahora o nunca el campus universitario tendrá una entrada como se merece y como nos merecemos todos los ciudadrealeños¡

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Imás Información. • Política de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress