Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

DESDE EL CAÑAVERAL
Jueves, 27 de septiembre de 2018
DESDE EL CAÑAVERAL

Caza de brujas.

Guardar en Mis Noticias.

No cabe duda, que la política en España se ha convertido, en estos últimos años, en una gran caza de brujas a gran escala, abriendo todos los rincones de las esferas personales de los hombres y mujeres que, voluntariamente, han escogido la profesión de político como una de las más rentables, o la más rentable, a nivel nacional.

Dudar de la honorabilidad de un representante público es grave  de por sí pero esta gravedad se incrementa cuando todos los políticos están, en este momento, sometidos a la prueba del algodón, no sólo en lo relativo al quehacer público, cosa muy pertinente, sino en la esfera de lo personal en cuanto a sus acciones, omisiones y posibles contaminaciones ideológicas, sociales, intelectuales, religiosas, xenófobas y de todo tipo de actuaciones realizadas a lo largo de su vida.

La llegada de, la mal llamada, nueva política está creando un caldo de cultivo perverso de tal manera que en este sistema de acoso y derribo por omisiones o acciones cometidas en la infancia o a lo largo de la vida de cualquier político, le puede acarrear la destrucción profesional, la pérdida de credibilidad y tal vez lo más irrecuperable   es su personalidad íntima atacada desde la cúspide de la soberanía nacional.

Se ha puesto de moda la nueva inquisición investigadora de los ministros, presidentes de partidos políticos, presidentes de comunidades autónomas, presidente del gobierno, acosado, por si su tesis cumple los estándares académicos o si la ministra superó o no superó el aprobado de una asignatura de un master bolonio  o si el presidente del partido de la oposición presentó los trabajos de ese master riguroso impartido en una universidad pública, hoy puesta en solfa por todos los ciudadanos. Todos los días nos despertamos pensando a quien le tocará hoy demostrar que su título es puro y acomodado a derecho universitario. Este es el pan de cada día de todos los españoles más preocupados por los títulos académicos de sus dirigentes que por, si acaso, el maná que volverá a caer en el desierto.

Triste panorama de la España dirigida por los mejores representantes que jamás parió madre, como dicen en los pueblos de mi Castilla. No sabemos si saldrá el sol por la Moncloa o por el Retiro o tal vez se aleje y visite al Presidente Torra para preguntarle cómo va la España que roba a los catalanes o viendo como el Rufián de turno insulta al Presidente del Estado Español sin que nadie le ponga freno a tanta ignominia y tanto desacato.España sin rumbo camina por las alfombras obscuras de la incertidumbre y vaga por los horizontes nublados del atardecer.

Decía Eduardo Punset: Aislamiento, control, incertidumbre, repetición del mensaje y manipulación emocional son técnicas utilizadas para lavar el cerebro. ¿Acaso no es esto lo que está ocurriendo en España en estos momentos? ¿No se está incrementando el control de los ricos, bancos, pobres, emigrantes, xenófobos, culpables, inocentes para que todos los días se levanten con ciertas dudas en sus profesiones u oficios? ¿Acaso no se repite mil y una vez los mensajes que quiere el gobierno divulgar para que sean aceptados por la sociedad como loables? ¿Las bombas son perfectas inteligentes y  humanitarias solamente matan a los malos? ¿No debe estar el dictador enterrado en la Basílica del Valle de los Caídos? ¿Los emigrantes son personas que necesitan todo nuestro apoyo y por lo tanto tienen los mismos derechos que los españoles o un poco más? ¿La  Mezquita de Córdoba nunca fue de la Iglesia Católica? ¿Es justo el aforamiento de los políticos? Y mañana qué…..Pero la pregunta clave de todo esto es que si nos emborrachamos con  todo lo que dice el gobierno sobre estos asuntos  ¿crecerá más la economía nacional y habrá más puestos de trabajo?

La manipulación emocional es el arma social, política y cultural más peligrosa puesta en manos de los que quieren cambiar esta sociedad  y sus estructuras para convertirlas en instrumentos de poder y de manipulación. Mientras el ciudadano de a pie, que sufre todos los días las inclemencias económicas, subida de impuestos, pago de los carburantes más caros, subida de la luz, créditos elevados para comprar su vivienda, incertidumbre en los estudios universitarios y un largo etcétera esté pensando en los temas que el gobierno lanza a través de la prensa de todos, pero manipulada por unos pocos, ¿dejará de pensar en sus problemas diarios? Y es eso precisamente el objetivo de los que quieren controlar nuestro cerebro.

La Falacia del  Nirvana: Lo mejor es enemigo de lo bueno. Nadie desea que nuestros representantes sean corruptos, que falseen sus titulaciones académicas ( cosas que muchos han hecho) y no se les ha pedido responsabilidad de ningún tipo a lo largo de estos últimos años, pero tampoco es de recibo que les exijamos que sean perfectos, impolutos, limpios de paja y trigo porque entonces  no encontraremos a los buenos y efectivamente, cuando pase esta ola inquisitorial, volveremos a tener los peores políticos que son aquellos que se enredan  en apostar por la excelencia y dejan de lado la eficacia para la que fueron votados.

Ningún gobierno pasará a la historia de la eficacia y del buen gobierno si se dedica a la caza de brujas, salvo que necesite  inquisidores generales para poder seguir manteniéndose  en el sillón de mando. Decía Cornelio Tácito: La verdad se robustece con la investigación y la dilación; la falsedad con el apresuramiento y la incertidumbre.Muchas son las leyes en un estado corrupto. Solamente aquel gobierno que se dedique a solucionar los problemas de los ciudadanos, a investigar para crear riqueza y repartirla, a crear un clima social  de paz y tranquilidad,  a potenciar la cultura de verdad, a realizar un marco de relaciones sociales de justicia de sosiego y de esperanza en el mañana, mirando solamente de reojo al ayer, será el gobierno que aplaudirán los ciudadanos.

Estamos hartos  de venganzas palaciegas, de intrigas, de poner palos en la rueda a las propuestas de superación y de estímulo personal, hartos de peleas políticas y de enfrentamientos sin luz real y sin saber cuál debería ser el rombo que debe tomar esta querida España, esta España nuestra como cantaba Cecilia en el Álbum; amor de media noche. Nos estamos perdiendo en un mar  de olas sin ideas porque los que se asoman a la pequeña  pantalla están nublados por el odio del ayer y no por el deseo de cambiar para mejorar. No es posible que España tenga que reencontrarse cada día, cada minuto y que la barca se la vaya llevando el viento sin destino fijo.

Parece necesario asomarse a la ventana de la concordia que inspiró  el 78 y saber que el aire de aquel momento histórico nos ha traído cuarenta años de crecimiento, de paz, de hermandad y de mutuo perdón entre hermanos cuyo objetivo debe ser el mismo y que no es otro que la creación de riqueza para eliminar la pobreza y que todos los españoles puedan tener un puesto de trabajo digno. Sabemos hacerlo, sabemos que tenemos que hacerlo pero nos perdemos en los procedimientos y en los caminos que no van a ninguna parte y que solamente sirven para acrecentar las divergencias y desarrollar en la sociedad grietas muy profundas que, mañana serán muy difíciles de sanar. Todos juntos mirando hacia adelante, dejando a un lado el terrible pasado que nos hizo el mayor de los daños es cómo podemos presentarnos ante la sociedad mundial como lo que huimos un día y si queremos lo volveremos a ser.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Imás Información. • Política de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress