Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

CUADERNO DE BITÁCORA
Jueves, 27 de septiembre de 2018
Cuaderno de Bitacora

El fracaso del gobierno bonito

Guardar en Mis Noticias.

A veces sucede, con demasiada frecuencia, que es peor el remedio que la enfermedad. Sucede en todos los órdenes de la vida, y viene aparejado por las prisas con que se conciben las cosas que consideramos importantes. Poner remedio a algo que está finito es una perdida de tiempo y esfuerzo, pero los humanos nos empeñamos en ponerle parches a todo, en la esperanza de que algo se pueda salvar, aunque el desenlace nos arrastre irremediablemente.

Algo así le está sucediendo a este gobierno, al que algunos hemos bautizado como el gobierno bonito. Y es que en el afán de Pedro Sánchez por eclipsar a Mariano Rajoy, con un cartel de caras famosas, ha faltado seriedad, rigor profesional y experiencia, mucha experiencia. Y la falta de experiencia, en política, lleva apareja una debilidad endémica que aboca al fracaso más absoluto.

Urgía presentar ante la opinión pública un cartel de profesionales. Profesionales de cada uno en los suyo, pero ninguno proveniente de la clase política, que es donde verdaderamente se cuecen las cosas importantes. Un plantel de caras bonitas y trayectoria mediática, que llegados al gobierno se han quedado cortos en recursos personales y argumentos. Porque la vida profesional y la política, no se llevan bien. Es por eso por lo que, a la mayoría de los políticos no se les conoce otro trabajo que el de sentarse en los escaños del parlamento, bien prestando atención o echando una cabezadita, que de todo hay en la viña del Señor.

Las prisas por darle a la opinión pública un gobierno bonito, hizo que Sánchez rebuscara en el famoseo de la justicia y la farándula a protagonistas de las páginas de los periódicos, sin averiguar el pasado de cada uno, ni las opiniones particulares que pudieran haber expresado en un determinado momento, y quien pudiera tener constancia de ello. Así las cosas, en menos de seis días tuvo que dimitir un ministro, en un poco más, quedar en entredicho otros dos. Uno de ellos, por cesar al máximo exponente en la lucha contra la corrupción en España. Dando a entender a la opinión pública que detrás de esa medida estaba justificar la corrupción que atesora el PSOE en Andalucía, y satisfacer a sus socios filoetarras.

Desde entonces, todo ha sido un descalabro detrás de otro. Currículos falsos, que se saldan con la dimisión de otra ministra, una tesis que no es tal y que implica al propio presidente del gobierno, y para colmo de todos los males, unas grabaciones homófobas que dejan en pésimo lugar a la ministra de justicia. Y es que parece mentira que gente de este calibre se siente en una mesa a despotricar, a diestro y siniestro, como si no hubiera mañana, en la certeza de que nadie les está grabando. Algo tan elemental cuando intervienen gentes que tienen cosas que contar, tan de manual, que parece de Perogrullo.

Este gobierno no da más de sí. Se cae estrepitosamente, sentencian los barones socialistas, sabedores de que cuánto más aguante Pedro Sánchez, peor les va a ir a ellos en las elecciones del año que viene. Cada día se abre un capítulo nuevo, una nueva negligencia, un traspiés, una mala decisión. Como la de regalar alegremente a Cataluña millones de euros, con la que está cayendo, para premiar económicamente la deslealtad de la “policía” autonómica, en clara afrenta y despropósito hacia la Policía Nacional y la Guardia Civil, que son los que mantienen el orden constitucional en precarias e insalubres condiciones.

Casi todo el mundo nos alegramos de la salida del gobierno de Mariano Rajoy. Entre otras cosas porque no se puede gobernar tan malamente como lo hizo ese señor. Pero la esperanza de los españoles residía en un gobierno que fuese capaz de afrontar los retos que se le ponían delante y no vacilar a la hora de conseguirlos. Pero en lugar de ello, asistimos al fracaso del gobierno bonito, del gobierno de tránsito hacia ninguna parte. Un gobierno que pierde el tiempo y, no lo hace perder a todos, sin conseguir ninguna resolución positiva, en precario, y camino de la dispersión de sus votantes hacia otras formaciones, con el perjuicio que eso conlleva.     

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Imás Información. • Política de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress