Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

DESDE EL CAÑAVERAL
Miércoles, 28 de noviembre de 2018
DESDE EL CAÑAVERAL

SOLO PROMETEMOS PROMETER A ESPAÑA

Guardar en Mis Noticias.

Te perdimos un tres de agosto de 1704, cuando una escuadra angloholandesa se apoderó de parte de nuestra tierra hispana en nombre del Archiduque Carlos, desde entonces la rapiña y las malas artesde los gobiernos ingleses extienden sus uñas, negras uñas del robo y de las malas artimañas hasta los más absurdos rincones de este mundo, gobernado por el poder de las armas más que por el bienestar de los ciudadanos de buen corazón.

 

Por desgracia no vale el buenismo de la gente noble y de los poderes sin poder. Es preciso el poder, más poder militar, para imponer la voluntad del fuerte sobre el débil y, aunque hayan pasado mil años, los fuertes siguen dominando a los humildes. Los gobiernos más poderosos se ríen de los más pobres y parece que esto continuará así por lo siglos de los siglos.

 

¿Ustedes creen que si Gibraltar fuera una colonia de Lituania o de otra nación europea con escaso poder militar y económico, esta porción de tierra española seguiría siendo dependiente de Lituania por ejemplo? Yo les aseguro que esto no habría ocurrido, y en estos momentos Gibraltar sería de soberanía española porque los dueños de Europa no habríantenido ningún problema en incorporar en el artículo 184 que esta colonia dejaba de serlo para incorporarla al territorio español y, todo arreglado.

 

El Reino Unido siempre ha sido un gran enemigo de España. Nos ha robado todo cuando ha podido, nos ha humillado cuando le ha venido en gana, nos ha colocado una colonia británica en suelo español para aumentar el contrabando y el robo y ahora sigue anunciando una y mil veces que nada ha cambiado en la Roca porque seguirá siendo del Reino Unido y para nada se va hablar de soberanía ni nada que se le parezca en las reuniones con el Consejo Europeo. Humilla al gobierno de España y al mismo tiempo nos humilla a todos los españoles crédulos del cambio, crédulos del buenismo de la sociedad mundial y por supuesto europea.

 

No, nada ha cambiado presidente todo sigue igual o peor, no eche las campanas al vuelo porque usted no ha logrado nada ante el Consejo Europeo. De nuevo nos han dado la espalda, pero en esta ocasión el varapalo ha sido muy grande porque una parte de España seguirá en manos de unos históricos ladrones que, por la fuerza, conquistaron una parte de España y por la fuerza siguen usurpando el derecho legítimo que asiste al pueblo español de realizar la unidad de todos los territoriosespañoles.

 

La Sra. May ha logrado una nueva victoria, mientras nuestro gobierno estaba de visita en Cuba, la Cuba hermana, y la última de las colonias que tuvimos que abandonar allá en América. ¿Posiblemente se ha perdido una nueva oportunidad de lograr por medio de la diplomacia española que Gibraltar vuelva a ser español?  No se puede estar en misa y repicando dice el adagio español y eso es sencillamente lo que le ha pasado a nuestro presidente viajero, capaz de dar dos vueltas a la tierra en menos de   seis meses de gobierno, pero incapaz de solucionar un problema histórico. El gobierno de una nación necesita sosiego, tranquilidad, reposo en las decisiones, conocimiento para afrontar realidades adversas, confianza en todos los españoles y no en unos pocos porque más son siempre más.

 

¿Acaso sólo queda la voz de las armas para que Gibraltar vuelva otra vez al redil español?, pero eso evidentemente no entra en sus cálculos y mejor que no entre porque todos sabemos los amigos que tenemos y la fuerza del contrario. No dude presidente que llegados a ese extremo que nadie le pide, el Reino Unido no tendría ningún problema en emplear, como lo hizo con las islas Malvinas, todo su poderío militar para volvernos otra vez a humillar y posiblemente contaría con el apoyo de algunas potencias europeas que dicen y publican su amor por España.

 

Nadie en España sabe los magníficos acuerdos a los que ha llegado usted con el Consejo Europeo y con la Sra. May. Ya sabe usted lo que publica la premier británica y lo que dice: La posición del Reino Unido respecto a la soberanía británica de Gibraltar ni ha cambiado ni cambiará nuncay el Sr. Picardo actual jefe del Peñón dice: Las declaraciones del gobierno británico matan cualquier atisbo de concesión para España. Nada ha cambiado ni nada cambiará en relación a la soberanía y acciones futuras sobre el Peñón de Gibraltar. ¿Cómo podemos entender que España Gana y que se ha resuelto un conflicto de 300 años, alguien lo entiende? Cuando el presidente de la comisión europea el Sr. Juncker dice que ha sido más fácil convencer a Madrid que a Londres. ¿De qué nos han convencido? Acaso se ha resuelto el conflicto de trescientos años renunciando definitivamente a solicitar al Reino Unido  la soberanía del peñón?. ¿Ese es el acuerdo?

 

Las palabras de la Presidenta Lituana son esclarecedoras sobre lo acordado, en el Consejo Europeo, sobre Gibraltar cuando dice: Sólo prometemos prometer a España. El catedrático de relaciones internacionales en la Universidad Complutense de Madrid, D. Rafael Calduch Cervera dice:Ahora nada se afirma sobre la necesaria autorización previa de España para futuros tratados que afecten al estatus del Peñón, porque es una nueva derrota diplomática en defensa de una histórica reclamación, más por nuestra omisión que por la eficacia británica. Posiblemente esta visión que tiene un experto en relaciones internacionales nos coloque en el centro de la cuestión porque si efectivamente nada ha cambiado ni nada cambiará en el futuro en relación a la soberanía del Peñón, tema de suma relevancia para España, y este problema se debe más a omisión por parte de la diplomacia española que por la eficacia británica, el problema se acrecienta hasta niveles casi inconcebibles y alguien debe ser el responsable  de  esta nueva humillación británica a España. Claro que aquí no pasa nada.

 

Es verdad, o así lo parece, que  si es cierto que este hecho tan desagradable  para todos los españoles se ha producido y que  en tal caso la responsabilidad siempre debe  del que gobierna y  más teniendo en consideración  que la tristeza de los líderes europeos por el divorcio  producido entre la Unión europea y el Reino Unido era evidente y demostrable mientras que el presidente de España parecía el único medianamente feliz por conseguir no sé qué compromiso,  en un anexo a las actas  de la reunión del Consejo Europeo, sin ningún valor jurídico reconocido por las partes como ha quedado de manifiesto por las declaraciones de los interesados, la pregunta es clara ¿Que se ha escrito en esos anexos?.¿Por qué no se publica su contenido? Estamos pues en una gran encrucijada política ya que el presidente del gobierno dice una cosa y todos los demás dicen la contraria. Esperemos que los acontecimientos más cercanos nos desvelen   la posición de fortaleza de la que habla el presidente del gobierno y que nunca hemos estado en estas décadas de pertenencia a la UE para poder negociar la cuestión de Gibraltar con Reino Unido.No me gustaría que me engañaran otra vez y posiblemente a los españoles que quieren a España tampoco.

 

Enlaces automáticos por temática
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Imás Información. • Política de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress