Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
OPINIÓN
Jueves, 29 de noviembre de 2018
Opinion

Personas sin hogar. Nadie sin hogar

Guardar en Mis Noticias.

Artículo de Opinión de la consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, con motivo de la semana del Día de las Personas Sin Hogar

Esta semana se conmemora el Día de las Personas Sin Hogar, bajo el lema elegido por Cáritas y otras entidades sociales del Tercer Sector “¿Y tú qué dices? Di basta. Nadie Sin Hogar”. Un día que puede servirnos para comenzar a desterrar palabras como indigentes, vagabundos o mendigos que estereotipan a las personas sin hogar, pues cuando así nos expresamos no solo no nombramos la realidad y el contexto en el que se producen las situaciones que llevan a las personas a vivir a la calle, sino que estamos usando etiquetas en las que no encontramos ni rastro de la dignidad que cualquier persona merece.

Utilizamos palabras como herramientas para nombrar realidades que suelen acompañarse de una importante invisibilidad, y las usamos para conceptualizar problemas. En el caso que nos ocupa, la palabra sinhogarismo, que acaba de ser reconocida como neologismo válido por Fundación del Español Urgente (Fundéu), nos permite reconocer un problema que afecta a nuestra sociedad para designar un fenómeno social, más allá de poder nombrar a las personas que sufren sus consecuencias: las personas sin hogar.

Esta semana, como cada año, nos detenemos a recordar a las personas que se encuentran en situación de calle, una fecha establecida tanto por la necesidad de crear conciencia en las personas como por la exigencia de proponer ideas para acabar con esta situación.

La palabra sinhogarismo nombra un fenómeno social en el que colisionan factores individuales propios de cada persona afectada pero también factores estructurales y que tiene su origen en causas políticas, sociales y económicas que dificultan, cuando no frustran, el acceso a la vivienda y a un empleo.

Una persona sin hogar se considera como el nivel máximo de exclusión social, siendo clave su atención para facilitar su integración social y fomentar su desarrollo individual.

Las personas afectadas por el sinhogarismo se encuentran, por lo general, en situaciones de pobreza extrema son personas pobres, muy pobres. Ver a personas durmiendo en bancos de calles o parques o en cajeros automáticos de entidades de ahorro produce vergüenza e indignación en cualquier sociedad que aspire al Estado del Bienestar.

Según el Instituto Nacional de Estadística, alrededor de 23.000 personas en España viven sin hogar, siendo Castilla-La Mancha una de las regiones con menos personas sin techo.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Imás Información. • Política de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress