Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

RIVEIRO
Miercoles, 17 de Abril de 2019
Yo y mis circunstancias

La Ciudad Dormida (II)

Guardar en Mis Noticias.

En una anterior entrega calificaba a Ciudad Real como una ciudad dormida que necesita despertar, y hacerlo requería, en mi opinión, convertir nuestra ciudad en un lugar más cómodo y más agradable para vivir.

Una forma de mejorar nuestra ciudad pienso que podrías ser aprovechando mejor sus espacios naturales. Los espacios naturales suelen ser lugares de singular belleza, protegidos, bien por la fauna o por la flora, lo cual se puede y se debe de conseguir sin menospreciar otro aspecto importante de esos lugares que es su indudable atractivo para el ocio, la cultura o el turismo, ejemplos los hay a centenares en el país. Ciudad Real, en un radio de poco más de 20 Km. cuenta con un buen número de espacios naturales, pero están ahí como diamantes en bruto, asombrosamente poco o nada aprovechados y a veces ocultos por algún interés inconfesable, la laguna de Caracuel, el volcán de la Posadilla, el puente de las ovejas, la laguna del Prado en Pozuelo de Calatrava, y especialmente el humedal del término de Peralvillo, que no deja de sorprendernos que estando la capital mucho más cerca pertenezca al municipio de Miguelturra, son algunos de estos espacios que pienso que no están bien aprovechados, que podríamos y deberíamos aprovechar mucho mejor, y a modo de ejemplo me van a permitir que les hable de Peralvillo.

 

El humedal de Peralvillo, que se prolonga hasta unirse con al pantano del Vicario, es un espacio natural muy próximo a Ciudad Real, apenas a 12 Km., de una enorme riqueza ecológica, paisajistica y de esparcimiento, que muy bien podría adquirir un atractivo turístico semejante al de las Tablas de Daimiel, pero hoy dista de serlo por un factor fundamental, porque necesita acondicionarse para tal fin, necesita infraestructuras. Para acondicionarlo sería necesario realizar obras que permitan al visitante aparcar su coche de manera organizada, no caótica como ahora, y luego pasear tranquilamente por el entorno disfrutando de todo lo que ofrece el espacio, y en lugares estratégicos montar más miradores para la observación de las aves, que es el principal atractivo del humedal. En un lateral del humedal tenemos la carretera que une la capital con Toledo, un error porque hace inviable el paseo por dicho lateral que desde mi punto de vista es el más atractivo, especialmente en las puestas de sol. La puesta de sol desde este lateral del humedal es de una belleza difícil de superar, especialmente en días ligeramente nublados. Uno viene de Galicia donde las puestas de sol al lado del mar resultan espectaculares, un buen ejemplo lo tenemos en la costa de Finisterre con fama de tener las mejores puestas de sol del país, he visto muchas puestas de las que soy un enamorado, y entre las que más me han impresionado están sin duda las de Finisterre, pero también las de Peralvillo. La pregunta surge inmediatamente ¿Cómo es posible disfrutar de esta maravilla cercana a la capital? Hoy difícilmente, si nos coge circulando en coche dirección Ciudad Real tal vez podamos hacerlo durante unos escasos segundos, he tenido esa suerte alguna vez, pero es una pena no poder hacerlo tranquilamente desde un mirador o una vía verde. Este es un problema que podríamos solucionar para aumentar el atractivo del lugar, y no hay más que dos soluciones, o se come terreno al humedal para hacer la vía verde o hay que alejar la carretera unos metros de la orilla, que es una solución más engorrosa. En la otra orilla es donde encontramos visitantes, paseando, con sus mascotas, admirando las aves o fotografiando, pero suelen ser muy pocos para lo mucho que ofrece el lugar y en gran parte se debe a las incomodidades actuales. Hay una pista de tierra compartida por peatones y

 

vehículos y los primeros sufren las incomodidades del paso de los vehículos, especialmente cuando estos levantan polvo altamente molesto o circulan con demasiada prisa. El problema se podría remediar construyendo dos pistas, la de los vehículos asfaltada para evitar el polvo, o restringiendo el paso de los vehículos con barreras que solo pudieran traspasar los que moren en el lugar.

 

Si Peralvillo estuviese bien acondicionado podría ser, reitero, uno de los lugares lacustres más importantes de la provincia. Las ventajas de tener un espacio natural bien acondicionado son enormes, a una ciudad le viene muy bien este tipo de lugares de esparcimiento en sus proximidades, potenciaríamos el atractivo turístico de la zona, posiblemente también el de la hostelería, y podríamos convertir el humedal en una estupenda aula de la naturaleza, enseñando a jóvenes y mayores a conocer y diferenciar en vivo las aves del humedal que son muy numerosas, lo que es un porrón, una garza, un ánade real, una focha, un cormoran o un somormujo.

 

He puesto el ejemplo de Peralvillo y su escaso aprovechamiento actual, pero la cosa habría sido más sangrante si me hubiese referido a otros espacios naturales, como el volcán de la Posadilla, que ya no es que se facilite su visita sino todo lo contrario poniendo cada vez más obstáculos para impedir a los ciudadanos acceder a dicho espacio, hoy casi imposible de visitar lo cual no deja de asombrarnos, o del puente de las ovejas sobre el Guadiana, en Alcolea de Calatrava, un lugar sumamente pintoresco y de indudable interés histórico donde los trashumantes antiguamente contaban sus ovejas, que ha permanecido abandonado y en malas condiciones muchos años. Finalmente y con buen criterio, el puente se restauró cuando se estableció la ruta de Don Quijote en conmemoración de los 400 años de la publicación del libro, pero hoy es difícil llegar al mismo porque los caminos de tierra están en malas condiciones y poco transitables, y el puente y sus alrededores reciben a muy pocos visitantes.

¿Quién o quienes deberían acondicionar estos lugares? Ya he contestado antes a esta pregunta, nuestros políticos, municipales o autonómicos, que ostentan cargos, y también responsabilidades. Decía en mi anterior entrega que si los políticos no hacen su trabajo los ciudadanos no deberíamos conformarnos, sino reclamar y exigir que lo hagan, y si finalmente no nos escuchan tenemos a nuestro alcance ciertos medios para presionarlos, alguno de los cuales les pienso explicar en otra ocasión. En el fondo la presión ciudadana es lo que realmente está necesitando nuestra ciudad para empezar a despertarse.

 

riveiro.jm@hotmail.com

Enlaces automáticos por temática
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Imás Información. • Política de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress