Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

DESDE EL CAÑAVERAL
Martes, 5 febrero 2019
DESDE EL CAÑAVERAL

Un nuevo robo a los agricultores manchegos.

Guardar en Mis Noticias.

¿Dónde se han escondido los sindicatos del campo manchego? ¿Dónde hay que buscarlos para informales de los atropellos que se están cometiendo y se seguirán cometiendo por parte de los empresarios de las almazaras de aceite de Castilla la Mancha? ¿O es que ustedes también los defienden?

 

¿Cuándo van a defender de verdad a los agricultores y productores que, con su trabajo, son capaces de acercar el oro líquido (aceite de oliva) a las mesas de los pobres y de los ricos de todo el mundo? Decía el  Consejero  de Agricultura, D. Francisco Martínez Arroyo en la cena con la organización agraria COAG en el pueblo de la Solana, con ocasión del 40 aniversario de su fundación que: La Junta apuesta por los jóvenes para hacer el campo más rentable y competitivo. Y yo le digo: ¿cómo lo va hacer usted si este año se reduce el doscientos por cien el precio de la aceituna en Castilla la Mancha? ¿Piensa tomar medidas sobre este asunto? ¿Creará líneas de ayuda para paliar este grave problema? ¿No cree que debería haber un precio fijo para los productos del campo, siempre por encima de lo que cuesta producirlo?

 

No es de recibo que se vaya a pagar el kilo de aceituna a menos de cincuenta céntimos de euro cuando el año pasado rondó los ochenta céntimos de euro. Esto es inadmisible porque supone la ruina del sector y como consecuencia una pérdida de valor adquisitivo de muchos productores de oliva de Castilla la Mancha que, haciendo grandes esfuerzos económicos, plantaron olivas, las regaros, las cuidaron y ahora, porque la producción parece mejor, unos pocos que, siempre se hacen ricos, con el sudor de los muchos, bajan el doscientos por ciento el valor de la aceituna y se lucran del trabajo de los agricultores.

 

No he sentido, en la calle, ni en los medios de comunicación social, ni ha habido manifestaciones  para acudir en ayuda del campo manchego, ya maltratado durante muchos años, pero en esta ocasión fulminado de una manera vil por la bajada de un producto importantísimo cuyo valor en los supermercados sigue cada día más elevado. Señores defensores de los trabajadores, sindicalistas de sillón y en algunos casos de arreglos en las oficinas, ahora es el momento de negociar en favor del productor, en favor del agricultor y no hacerlo desde la comodidad  del micrófono o del papel que todo lo aguanta.

 

Veremos si el aceite baja el doscientos por cien y todos los ciudadanos nos aprovechamos del trabajo del pobre, del humilde, en definitiva del productor que durante todo el año se preocupa de cuidar sus olivos, arándolos, desinfectándolos, podándolos, abonándolos y después contratando jornales para no poder pagar ni los gastos ocasionados para mantener en pie los olivos de la Mancha.

 

¿Dónde está el gobierno de la nación, el regional, el consejero de agricultura, con quien se va a reunir para paliar este desatino contra el agricultor? Posiblemente veamos aesta gente con corbata roja o azul y con traje de gala en los medios de comunicación diciendo que hemos tenido un gran año de aceituna y que evidentemente el mercado es el que manda y  a más oferta menos precio y que por lo tanto siempre tendrán que aguantarse los mismos que no son otros que los pobres campesinos manchegos que con su trabajo de todo el año no van a ser capaces de pagar todo el dinero empleado para mantener sus olivos.

 

No hay derecho,  no es de recibo que en el siglo XXI se repita  semejante agravio, semejante ofensa contra los pobres del campo. Yo sé que a este gobierno se le llena la boca cuando habla del pobre y del desvalido, pues siendo eso así intervenga ante los empresarios de las almazaras para que esta felonía no se produzca en la intensidad que se avecina y que por doquier se critica. No es momento de palmaditas en la espalda y de voces cariñosas, es el momento de la acción para implantar una justicia, a todas luces rota, por el desatino de la usura y la rapiña de unos pocos  contra la mayoría de los más necesitados.

 

Usted ha subido el sueldo mínimo a 900 euros, usted ha subido el 2.6% a sus empleados públicos y ¿usted va a permitir que se baje el poder adquisitivo de los agricultores de Castilla la Mancha un doscientos por cien? Como dice el refrán hechos son amores y no buenas razones. Usted lo tiene muy sencillo intervenga para que el kilo de aceituna se mantenga en los niveles del año pasado que rondaban los 80 céntimos de euro por kilo de aceituna y no permita que se baje a  menosde 50 céntimos de euro por kilo para este ejercicio.

 

Amigos agricultores, olivareros que sufrís siempre las penalidades, los rigores, los fríos y calores del año, si esto se consuma y los poderes públicos  y los sindicatos del campo siguen sentados en sus sillones, juntémonos todos y arranquemos  todos los olivos de Castilla la Mancha y así  nadie podrá nunca reírse de todos nosotros. Dejemos sin árboles esta tierra. Sé que esto es muy grave pero se lo merecen por su inactividad, por su indolencia y por su permisibilidad. Ahora que se acercan las elecciones vendrán a pedirnos el voto con promesas que nunca cumplen;  decirles que busquen ese voto en los resultados de la campaña de la aceituna para este año.

 

Es de justicia, es un deber social, en primer lugar de los sindicatos y del consejero de agricultura buscar una solución a este grave problema. Es necesario, con necesidad de medio repoblar el desierto de Castilla la Mancha con árboles y los agricultores lo están haciendo con su sudor y su trabajo pero no con la garantía de la administración. Es triste, es casi imposible de creer lo que está sucediendo en estos momentos en todas las empresas productoras de aceite Porque los agricultores descargan sus aceitunas sin saber el precio que le van a pagar por su producto.

 

¿Esto ocurre en algún sector que no sea el campo? ¿Acaso no tendríamos que revelarnos todos contra esta injusticia social? ¿Se puede entender que se entregue el producto de todo un año sin saber si te van a pagar, cuanto te van a pagar o si quieren pagarte porque, una vez el producto en   la almazara o en la bodega pueden decir que se ha producido allí porque los ángeles celestiales han plantado sus olivos en su establecimiento?

 

Esto nadie lo entiende pero la administración y los sindicatos que tanto luchan por sus afiliados del campo, no solamente lo permiten sino que lo aceptan impávidos y como norma. No, no se están haciendo las cosas bien y el campo, cada día que pasa, va peor y ustedes van mejor y son los únicos responsables de la despoblación del espacio rural porque sus políticas solamente van en favor del grande, del rico y de las grandes explotaciones en detrimento de los marginados campesinos, mayoritarios aún en el campo manchego.

 

Aún estamos a tiempo de impedir este atraco, este agrario, este nuevo insulto al trabajo bien hecho de los agricultores manchegos. Hagan algo y se levanten del sillón y pongan orden y gordura en un problema como éste que va arruinar a muchos manchegos a los que les prometéis bienestar y permitís que unos pocos les roben delante de sus ojos.

 

Fdo. Emilio Nieto López.

Primer decano de la Facultad de Educación de Ciudad Real.

Enlaces automáticos por temática
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Imás Información. • Política de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress